Monterrey

Role Model

OPINIÓN. ¿Qué hacer para que la ciudadanía sea uno los ejemplos a seguir? No son superhéroes sino ciudadanos comunes los que destacaron en el temblor. Por supuesto que también están los soldados que mostraron su lado humano (aunque no nos equivoquemos, la disciplina ante todo).
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
02 octubre 2017 8:4 Última actualización 02 octubre 2017 8:4
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Un Role Model, es un ejemplo a seguir, un modelo que inspira a generaciones más jóvenes a seguir sus pasos e inclusive, superarlos.

Normalmente se le asocia a un sentido positivo, pero se puede hacer el símil en un sentido negativo.

No está bien que un niño aspire a ser narco porque se deslumbra por lo que en Estados Unidos lo conocen como el Bling Bling, que es un término “de la cultura hip hop, refiriéndose a la joyería brillante, ostentosa o elaborada”, vamos a lo llamativo.

Recordemos a los Buchanans (pronunciado con che) que, una vez que cobran la parte de su botín de la venta de droga, van a los bares a pedir whisky de esa marca pronunciándolo mal. Sus novias son “úsese y tírese”. Esa forma de ser es lo que les llama la atención a muchos niños y por eso de grandes quieren ser narcos perpetuándose la oferta de mano de obra para esta actividad.

A raíz del temblor del 19 de septiembre, con toda la desgracia vivida y las pérdidas materiales han surgido verdaderos héroes anónimos. No se identifican uno a uno, pero sí como un todo. De la desgracia, habría que darle la vuelta y obtener algo bueno. Desde otra perspectiva, no hay que perder el momentum altruista y seguirnos por ese camino. Son muchas las carencias arrastradas desde antes del sismo como para seguir necesitando de la ayuda.

¿Qué hacer para que la ciudadanía sea uno los ejemplos a seguir? No son superhéroes sino ciudadanos comunes los que destacaron en el temblor. Por supuesto que también están los soldados que mostraron su lado humano (aunque no nos equivoquemos, la disciplina ante todo).

¿Qué pasará en un mes o un año? Que no se pierda el espíritu. Eso lo debemos preservar. Si seguimos así, erradicaremos muchos de los males de México.

Sin embargo, nunca falta el prietito en el arroz. No se han acabado de recuperar cadáveres y ya hubo malos mexicanos que robaron y hasta abusaron de una mujer que quería ayudar en los caminos de Oaxaca. El colmo son los de Morena. Reportan que son tan bajos que infiltran agitadores para sacar raja política del suceso.

Con todo y esas excepciones, se ha demostrado que los buenos mexicanos somos mayoría absoluta. Sigamos dando ese ejemplo para las generaciones venideras.

PS Con la tragedia afloró la corrupción en el DF, aunque no es privativo de esa ciudad. ¿Ahora sí aplicarán todo el peso de la ley? Qué bueno, pero ¿por qué no lo hicieron cuando se construyó sobre casas viejas remodelándolas y vendiéndolas como nuevas? ¿por qué no se clausuró el espectacular colocado en azoteas? ¿por qué se permiten más pisos de los que la norma establece? ¿Acaso no saben que el “moche” no es en dinero sino en especie: departamentos puestos a nombre de terceras personas? No pueden o no quieren con el paquete y luego sí se quieren lanzar para presidente. Sí, como no.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.
Sign up for free