Monterrey

Resumen del tipo de cambio

OPINIÓN. Detrás de las apuestas en el mercado de futuros de Chicago están los fundamentales económicos del peso, en donde destaca la recuperación de los precios del petróleo, y la expectativa de mayor entrada de capitales por menor riesgo de invertir en México.
ENTORNO MACROECONÓMICO
Gabriela Siller
gsiller@bancobase.com
03 agosto 2017 11:6 Última actualización 03 agosto 2017 11:6
Gabriela Siller, economista.

Gabriela Siller, economista.

El peso cerró julio con una apreciación de 1.72 por ciento o 31.2 centavos, cotizando alrededor de 17.81 pesos por dólar, con el tipo de cambio tocando un mínimo de 17.45 pesos por dólar. Durante el mes, la apreciación del peso estuvo relacionada a un incremento sostenido en las apuestas a favor del peso en el mercado cambiario, lo cual fue evidente en el mercado de futuros de Chicago en donde las posturas especulativas netas a la espera de una apreciación subieron de 84 mil 859 el 4 de julio a 112 mil 890 contratos el 25 de julio, nuevo máximo desde 2013.

Detrás de las apuestas en el mercado de futuros de Chicago están los fundamentales económicos del peso, en donde destaca la recuperación de los precios del petróleo, y la expectativa de mayor entrada de capitales por menor riesgo de invertir en México. Asimismo, el deterioro del dólar a nivel general también favoreció al peso.

Respecto a los precios del petróleo, el WTI cerró julio con una ganancia de 9.19 por ciento en 50.27 dólares por barril, ante indicios de una desaceleración de la producción petrolera de Estados Unidos a la par de una caída en los inventarios petroleros. La recuperación de los precios del petróleo ha permitido ganancias para las divisas de economías productoras de crudo. En julio, la corona noruega cerró con una apreciación de 6.2 por ciento, el real brasileño con un avance del 6 por ciento y el dólar canadiense con una apreciación cercana a 4 por ciento.

Por su parte, la expectativa de mayor entrada de capitales a México se encuentra sustentada en la revisión al alza en la perspectiva de la deuda soberana de México (de negativa a estable) de la agencia calificadora, Standard & Poor’s que llevó al peso mexicano hasta el mínimo en el año de 17.45 pesos por dólar.

Finalmente, el dólar estadounidense perdió fuerza de forma sostenida, lo cual se vio reflejado en el índice ponderado del dólar que mostró una caída de 2.56 por ciento durante el mes, retrocediendo por cinco meses de forma consecutiva. La debilidad del dólar está relacionada a la incapacidad de la administración de Trump por impulsar su agenda, en donde se destacan la reforma sanitaria y los recortes a impuestos.

Durante el mes, los esfuerzos por remplazar el Obamacare fueron rechazados por el Senado, incluyendo algunos senadores republicanos, por lo que resulta claro que Trump no cuenta ni con el respaldo completo de su propio partido. Lo anterior dificulta que Trump haga una reforma fiscal con recorte de impuestos sin que aumente el déficit fiscal de Estados Unidos.

Durante agosto no se descarta un debilitamiento moderado del peso. Por un lado, faltan dos semanas para que inicie la renegociación del TLCAN, lo que podría traer consigo incertidumbre. Asimismo, el incremento en las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos, Corea del Norte y China, puede reducir la demanda por divisas de economías emergentes y generar presiones al alza para el tipo de cambio. Si la aversión al riesgo continúa, el tipo de cambio podría subir de 18.00 pesos por dólar.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.