Monterrey

Resumen cambiario 2015
(Parte II)

OPINIÓN. A pesar de que en EU las condiciones de crecimiento y las expectativas de inflación se mantienen al alza, en otros países, las condiciones económicas se han deteriorado a la par de las expectativas de inflación. Esto llevó a varios bancos centrales a adoptar medidas laxas de política monetaria desde 2014, contrario a lo esperado por la Fed.
Gabriela Siller
09 diciembre 2015 19:3 Última actualización 10 diciembre 2015 4:50
Etiquetas
Fed

(Reuters)

La semana pasada hablamos de la gran volatilidad que ha registrado el tipo de cambio durante el año, acumulando el peso una depreciación cercana al 15.66 por ciento respecto al cierre del año 2014, al cotizar alrededor de 17.28 pesos por dólar. En el año, el tipo de cambio tocó un mínimo de 14.4357 pesos por dólar el 15 de enero y un máximo histórico de 17.3479 pesos por dólar el 24 de septiembre.

También dijimos que los tres principales determinantes de la volatilidad cambiaria y de las ganancias del dólar durante el año fueron la especulación en base a la política monetaria de la Fed, la postura monetaria relativa entre la Reserva Federal y otros bancos centrales de economías avanzadas y la aversión al riesgo por un deterioro en las expectativas de crecimiento globales, de los cuales explicamos el primero de ellos, ahora detallaremos los otros dos.

1. La postura monetaria relativa entre la Fed y otros bancos centrales de economías avanzadas.

A pesar de que en EU las condiciones de crecimiento y las expectativas de inflación se mantienen al alza, en otros países, las condiciones económicas se han deteriorado a la par de las expectativas de inflación. Esto llevó a varios bancos centrales a adoptar medidas laxas de política monetaria desde 2014, contrario a lo esperado por la Fed.

Banco Central Europeo: recortó a -0.2% su tasa sobre depósitos y a 0.05% el mínimo para operaciones principales de financiación durante 2014, iniciando en marzo de este año un programa de compras mensuales de bonos por un monto de 60 mil millones de euros una vez finalizado en septiembre de 2016. Se plantea la extensión de dicho programa.

Banco de Japón: mantiene un programa de compra de bonos de 80 billones de yenes al año, cerca de 660 mil millones de dólares.

Banco Popular de China: desde noviembre de 2014, el PBOC ha recortado en seis ocasiones su tasa de depósitos a 1 año, pasando de 3% a 1.5%, reduciendo su requerimiento de reservas en cinco ocasiones de 20% a 17.5%.

Banco Nacional de Suiza: bajó su tasa objetivo par a la Libor a 3 meses a un rango de -1.25 a -0.25%, imponiendo un cargo de 0.75% para depósitos en el banco central.

Banco de Noruega: en su último ajuste, recortó su tasa sobre depósitos de 1.25% a 0.75%, considerando la posibilidad de un recorte adicional durante el 2016.

Banco Central de Canadá: recortó su tasa objetivo en dos ocasiones desde 1% a 0.5% a mitad del año.

Banco de Suecia: recortó su tasa de referencia de corto plazo en varias ocasiones, pasando de 0.75% a inicios de 2014 a -0.35% durante la segunda mitad de 2015.

Banco de Dinamarca: bajó su tasa de referencia de 0.20% a 0.05%.

Banco de Nueva Zelanda
: recortó en tres ocasiones su tasa de referencia pasando de 3.50% a 2.75%.

Banco de Australia: recortó en dos ocasiones su tasa de referencia, pasando de 2.50% a 2.00%.

La divergencia entre la postura acomodaticia de los principales bancos centrales globales con la Reserva Federal, favorece las expectativas de tasas en Estados Unidos relativo al resto del mundo y propicia una apreciación sostenida del dólar en el mercado cambiario.

2. La aversión al riesgo por un deterioro en las expectativas de crecimiento globales.

La OCDE, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han recortado sus expectativas de crecimiento durante el año, particularmente por una desaceleración de las economías emergentes y una pérdida de dinamismo en el sector manufacturero. Asimismo, las pérdidas sostenidas en los precios de las materias primas son en parte evidencia de una menor demanda por activos industriales. Cabe recordar que China podría cerrar el 2015 con un crecimiento por debajo de la meta oficial de 7%.

Desde 2014, la OCDE ha recortado en cuatro ocasiones sus expectativas de crecimiento económico global para 2015, pasando de 3.91% a 2.9%. Asimismo, el Banco Mundial recortó en tres ocasiones su expectativa de crecimiento al pasar de 4% a 2.8%. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional recortó 6 veces sus expectativas de crecimiento para 2015, pasando de 4% en julio del año pasado a 3.1%.

Asimismo, durante el año se observaron varios episodios de inestabilidad en los mercados de capitales, llevando a los inversionistas a adoptar posturas que denotan aversión al riesgo, favoreciendo al dólar frente a sus principales circes y frente a las divisas de economías emergentes.

Finalmente y en menor medida, un factor de corto plazo que determinó los movimientos del mercado cambiario fueron los precios del petróleo, que durante la segunda mitad del año (precio del WTI) se ha mantenido en niveles por debajo de 50 dólares por barril durante la mayor parte del tiempo, mostrando una tendencia hacia el nivel de 40 dólares por barril. Las divisas más afectadas por las ganancias o pérdidas del crudo son las de países productores de petróleo, entre ellos Canadá, Noruega y México.

*Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.