Monterrey

Rehenes

OPINIÓN. El fin último del secuestro será la cobranza de un rescate en monetario. Nótese que no sólo en efectivo sino que también se ha escuchado como con la ayuda de notarios corruptos “aceptan” en pago terrenos u otros bienes.
WIKILÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
06 noviembre 2017 9:33 Última actualización 06 noviembre 2017 9:33
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Estar secuestrado debe ser una pesadilla. Que algún desgraciado prive a una persona de uno de los más elementales derechos humanos que es la libertad, no tiene perdón. Sin embargo es un delito de alto impacto que se ha dado y que se seguirá dando mientras la defensa de los derechos humanos siga siendo frivolizada (nótese la conjugación) ya que el criminal sí tiene quien lo defienda y la víctima...que se victimize de nuevo.

El fin último del secuestro será la cobranza de un rescate en monetario.
Nótese que no sólo en efectivo sino que también se ha escuchado como con la ayuda de notarios corruptos “aceptan” en pago terrenos u otros bienes.

Sin embargo, tampoco está bien nulificar el trabajo de muchas autoridades que combaten ese flagelo. Hasta hay una cárcel exclusiva para ese tipo de criminales ya que, de estar en otras cárceles con otro tipo de criminales, los reclutan y “graduan” en esa deleznable actividad.

Se da por sentado que el secuestro es sobre una persona. Ahora somos testigos de un secuestro masivo y todos somos rehenes.

Sí. Somos rehenes de un par de partidos políticos: el mal llamado Partido de Trabajo y de su partido cómplice: Morena.

Ahora resulta que si no se les sigue pagando carretadas de dinero, que encima les parece una bicoca, toman las calles y que se amuele quien se amuele, por no poder usar el proverbial verbo favorito de todos nosotros.

Seguro que Ud. me entiende.

100,000,000.00 (cien millones de pesos 00/100 M.N.) al portador. Depositado a ¡cuentas personales!, quezque por así estar acordado y por haberse hecho durante muchos años. ¿Entonces cuándo se convierte en robo?

¿A dónde va a dar ese dinero? O lo que es lo mismo: ¿quién saltó luego luego a defender al PT? Le ha de llegar una excelente tajadota después de que la mafia del poder dueña de cada uno de esos partidos beneficie a parientes y amigos. ¡Ah¡ también hubo un viajecito, cortesía de nosotros, para rendir tributo al Dictador de Corea de Norte.

Todo ese dinero sale de nuestro trabajo. Es decir, es el Partido del Trabajo de los demás. Ellos sólo cobran y chantajean al gobierno en turno, apoyados por el que se las da de no mancharse el plumaje.

¡Ya basta de que nosotros estemos trabajando para mantener vividores! Si me dijera que ese dinero sirve para acabar con la pobreza sería el primero en dar más. No es así. Es simple y llanamente un asalto en despoblado el que hacen a la ciudadanía para una bola de gente que en su vida han hecho algo productivo. Maduro, Corea del Norte, el SME, el PT, Morena, siguen el mismo Modus Operandi: imponer su agenda, que no es una posición política sino un hacerse del poder por el poder (y por las tajadas de dinero que se llevan) y no soltarlo nunca.

Tenemos que pensar las cosas muy bien para el 2018.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.