Monterrey

Recuento de caídas recientes

Opinión. Yo vislumbro que el motor importante de la economía medido en parte por el desempeño de las empresas nacionales muestra que están capacitadas para adaptarse a este entorno y también observo que están enfocadas (por necesidad) en volverse más eficientes.
VISIÓN FINANCIERA

MAURICIO DE MEDINA
​contacto@mexicobursatil.com
17 noviembre 2016 9:57 Última actualización 17 noviembre 2016 10:0
Mauricio de Medina

Mauricio de Medina

En la columna pasada escribía la importancia de la elección en el comportamiento de los mercados donde el resultado y el efecto está a la vista de todos nosotros, como era de esperarse el movimiento en el mercado bursátil latinoamericano ha sido bajista y el dólar nuevamente se ha disparado y con ello se observa que faltando poco para cerrar el año conseguiría culminar tres años con rendimientos de dos dígitos por año; algo que no se había visto en la pasada década.

He observado que el inversionista en términos generales en esta última
baja del mercado está muy deteriorado en su ánimo, entiendo que no
es para menos, pero tampoco es momento de renunciar y dejar de buscar oportunidades, la reacción del mercado ha sido muy brusca como era de esperarse y creo es en parte por el cúmulo de situaciones que se han vivido de unos meses a la fecha.

Dentro de las caídas recientes que el inversionista ha tenido que soportar es la que se dio en agosto del año pasado cuando se tuvo una devaluación del Yen, en esa ocasión la Bolsa Mexicana tuvo un ajuste de 8 por ciento en dos semanas y se recuperó para finales de noviembre, es decir, en casi dos meses después.

Luego vino una caída en diciembre del 2015 ante un alza de tasas de la
FED en conjunto con una caída en los precios del petróleo que se acentuó en las dos primeras semanas de enero de este año causando que nuevamente el IPyC cayera nuevamente 8 por ciento en 5 semanas para recuperarse cuatro semanas después, esto fue a finales de febrero.

En junio de este año otro evento causo pánico y zozobra, el Reino Unido decidía salirse de la Unión Europea, en cuatro días el IPyC que ya alcanzaba máximos históricos cayó 2 por ciento y se recuperó cinco días después y de ahí todo empezó a girar en relación a las elecciones en Estados Unidos; si Hillary Clinton mostraba resultados favorables la Bolsa Mexicana subía y el dólar bajaba, si Donald Trump mostraba avances la Bolsa bajaba y el dólar subía, ya entrados los debates entre los candidatos parecía que las grabaciones y dichos de Trump lo llevarían a la derrota, pero al mismo tiempo investigaciones del FBI hacia Clinton la hacían ver como alguien que tenía algo que ocultar,
dando un cierre muy parejo para el día de las elecciones, pero aún así favoreciendo a Clinton.

Todavía el lunes antes de las elecciones el IPyC tenía un cierre por encima del 2 por ciento y ese mismo día avanzaba 0.8 por ciento lo que mandaba el mensaje de que el mercado anunciaba el triunfo de Clinton, pero sucedió lo contrario y con ello vemos nuevamente una caída de 7 por ciento en cuatro días y a decir verdad desconozco cuanto tiempo pasará para que se recupere pero confío en que una vez despejado el humo y que el proceso de llevar lo dicho al terreno de los hechos no sea tan adverso como ahora parece.

Yo vislumbro que el motor importante de la economía medido en parte
por el desempeño de las empresas nacionales muestra que están capacitadas para adaptarse a este entorno y también observo que están enfocadas (por necesidad) en volverse más eficientes, por lo que creo en que hay mucho valor aun en condiciones inciertas y plagadas de desánimo. Habrá que ser selectivo como siempre lo he dicho para detectar las oportunidades que se presentan cada vez que hay un
ajuste fuerte. ¿Usted qué opina?

¿QUIERE SABER DE INSTRUMENTOS FINANCIEROS?
Le invito al taller “Análisis y selección de inversiones” que empieza el
3 de diciembre. Mayores informes en www.mexicobursatil.com ó al correo contacto@mexicobursatil.com

* El autor es socio-director de México Bursátil. Especialista en Estrategia Bursátil; y Master en Administración de Empresas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.