Monterrey

Recorte presupuestal impactaría en menor grado a Nuevo León

El recorte del presupuesto federal de 124 mil 300 millones de pesos para el ejercicio del 2015 que anunció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, tendría un menor efecto para el sector productivo de Nuevo León, dado la estrecha relación del sector exportador con la economía de Estados Unidos.
Daniel Anguiano 
12 febrero 2015 21:15 Última actualización 13 febrero 2015 5:0
Economía Nuevo León. (El Financiero)

Economía Nuevo León. (El Financiero)

MONTERREY.- De acuerdo a Abel Hibert, economista y catedrático de la Universidad Metropolitana de Monterrey, Nuevo León tiene como ventaja esta relación con la economía norteamericana, misma que sus expectativas de desempeño para este año contemplan crecimientos.

“Aquí la ventaja que tenemos en Nuevo León es que la dinámica con relación al resto del país es un poquito diferente por el sector exportador, tenemos una conexión muy importante con la economía norteamericana, porque de alguna manera eso hace que el impacto de la reducción del gasto debido a menores precios del petróleo sea menor que en el resto de los estados de la República”, comentó.

En esta dinámica, dijo el experto, el papel de la industria automotriz estatal juega un papel preponderante, dado que la dinámica en Estados Unidos de este sector mantiene tendencias positivas.

Por el contrario, señaló que a nivel país, este recorte presupuestal, aunado a las condiciones de los precios del petróleo, afectarán el crecimiento económico para este año, pues de acuerdo a la expectativa oficial el rango de incremento del Producto Interno Bruto al final de 2015 se esperaba en 3 y 3.2 por ciento.

“Se han venido ajustando, dado el precios del petróleo y el recorte al gasto, muchos proyectos que se esperaban, porque se pensaba que una buena parte del ingreso iba a venir del sector energético, creo que vamos a estar creciendo alrededor del 2.5 por ciento.

“Vamos a estar muy por abajo de la expectativa oficial y estamos viendo que algunas corredurías están fijando sus estimaciones de crecimiento bastante significativamente hacia abajo”, dijo.

Agregó que también es factible que una buena parte de los proyectos de inversión en el sector energético del país se detengan a consecuencia de la baja en los petroprecios y del recorte en el presupuesto estatal.

“Todas las empresas petroleras están viendo recortes en sus gastos operativos, en lo que pensaban a hacer en México en base a la reforma energética, digamos que les cambió completamente el panorama de un petróleo de 100 (dólares) a uno menos de 50 (dólares)”, comentó.

“Seguramente muchos proyectos relacionados con el sector energético e infraestructura pueden tener un mayor impacto en cuanto al ajuste presupuestal, pero lo que sí se espera es que se va a reducir el gasto en algún porcentaje, lo que va a impactar en las ventas, en los planes de inversión que también tenían algunas empresas”, añadió.

De acuerdo al reporte sobre la actividad industrial en México del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la producción de ésta tuvo una contracción de 0.27 por ciento en el último mes del 2014.
En opinión de Hibert, dicho fenómeno es una reacción del mercado al desempeño de los precios del petróleo.

RECORTARÁN EXPECTATIVA

La firma financiera Invex replanteó su expectativa de crecimiento del PIB nacional de 3.6 por ciento a 3.2 por ciento, como un efecto del recorte presupuestal en el gasto del gobierno federal.

“La premisa fundamental porque sustentamos un efecto en el PIB menor al valor total de los recortes, radica en la ineficiencia del gasto público para trasladarse hacia un crecimiento de la economía real. Es muy probable que se repita el escenario de 2014, donde el crecimiento notable del gasto no se reflejó en tiempo y proporción en la contabilidad nacional efectuada por Inegi”, señaló Invex.

No obstante, indicó que esperan que el crecimiento del país se dé a raíz de que el sector manufacturero se beneficia de una mayor demanda externa, principalmente de Estados Unidos, aunado a la reciente devaluación del peso, fenómeno que intensifica el efecto favorable de las remesas.

“Por otro lado, estimamos que la recuperación del sector de la construcción y el incremento en la creación de empleo debería fortalecer el consumo”, añadió.