Monterrey

Recomienda Eagle Ford Shale invertir en educación

El impacto que hemos vivido a raíz de la exploración y explotación del shale gas y del petróleo es increíble. Ha cambiado la vida de los condados y municipios  afirma Leopoldo Martínez, presidente del organismo.
Juan Antonio Lara
27 mayo 2014 22:7 Última actualización 28 mayo 2014 5:0
Sector energético

Gas natural. (Reuters)

MONTERREY.- La exploración y explotación de petróleo y gas shale o lutitas en el sur de Texas, entre San Antonio y Laredo, ha cambiado la vida de sus habitantes y esta historia podría repetirse en México.

Para hablar de las experiencias que han tenido en esta región, El Financiero entrevistó hace unos días en el Texas Energy Summit, llevado a cabo el fin de semana pasado en la ciudad de Laredo, a Leodoro Martínez, presidente del Eagle Ford Shale Consortium, organismo que se formó a raíz de este desarrollo.

__ ¿Cuáles han sido las experiencias del Eagle Ford Shale Consortium?

__ El impacto que hemos vivido a raíz de la exploración y explotación del shale gas y del petróleo es increíble. Ha cambiado la vida de los condados y municipios que están ubicados en esta zona.

El consorcio se formó con el objetivo de preparar a nuestra gente para que tengan trabajo en esta industria. Los condados del sur de Texas son más pobres que los del resto del país, son condados con alto desempleo.

En noviembre del 2010 nos organizamos para tener pláticas con los representantes de las empresas de gas y petróleo, entre las cuales se encuentran Conoco Phillips, Pioneer y Shell, entre otras.

Ellos (los empresarios) también nos buscaron porque querían generar buenas relaciones con las comunidades donde se iban a instalar.
En este consorcio participan también las universidades y colegios porque tienen interés en preparar a los técnicos y profesionistas que demandan estas empresas, porque muchos trabajadores venían de otros estados, como Louisiana, Oklahoma y otros más.

También evaluamos el impacto económico en la infraestructura, medio ambiente, caminos y todo lo relacionado con la comunidad, a fin de tener un contexto general.

__ ¿Cuál ha sido el impacto económico de Eagle Ford Shale?

__ De acuerdo con un estudio que ha hecho la Universidad de Texas en San Antonio, el impacto económico en 14 condados ha sido de 61 mil millones de dólares entre el 2010 y 2012.

El consorcio atiende a 36 mil pequeñas y medianas empresas de la región anualmente y coloca cerca de 350 millones de dólares para su desarrollo, con ventas estimadas en 1 mil 26 millones de dólares.

El desarrollo de esta zona de pozos de hidrocarburos ha beneficiado a las empresas de tubería, transportistas, del plástico, hospitales, servicios, hotelería y escuelas de Texas.

__ En Nuevo León se han producido sismos en municipios donde se realizan exploraciones para obtener gas y petróleo, ¿qué experiencias han tenido ustedes en Texas?

__ El consorcio ha invitado a especialistas en sismos y hasta el momento no se ha comprobado científicamente que estos trabajos produzcan este tipo de fenómenos, aunque no quiero decir que esto no sea así.

Existe un comité que está haciendo estudios sobre este asunto, pero no hemos visto aún los resultados.

Reconocemos que hay temor de que esto pueda producir sismos y en el pasado se han registrado pequeños temblores en la región.

__ Y sobre el uso del agua que utilizan estas empresas, ¿qué nos puede decir?

__ La operación de fracking o perforación utiliza no más del 6 por ciento del agua que tiene el estado.

La mayor parte del agua se usa para la agricultura y para consumo humano.

Aquí, lo que no ayuda en este momento es la sequía que padece el estado y ya son 10 años con este problema.

Hay lagos que se están secando aunque no hay pruebas de que las empresas que realizan operaciones de fracking se estén acabando el agua.

__ ¿Qué consejos darían a México para aprovechar la Cuenca de Burgos, que es una de las zonas más ricas en hidrocarburos?

__ Primeramente, hay que trabajar juntos: autoridades, universidades, empresarios y sociedad civil.

Hemos tenido éxito en convencer a la industria de que tienen que ser responsables, porque a ellos les conviene.


En segundo lugar, que hagan todo lo posible para prepararse en términos de educación, certificación y saber cómo trabaja la industria.

Hay que planificar el desarrollo, porque con el crecimiento vienen problemas también en materia de infraestructura, vivienda, caminos, entre otros temas de relevancia.

Nosotros somos afortunados porque los condados reciben recursos del estado para mejorar su infraestructura, pero les recomendamos que los usen bien.

Aquí hay que considerar que desde el 2010 a la fecha se han otorgado 13 mil permisos para perforar pozos y las compañías tienen estimado perforar entre 25 mil y 65 mil pozos.

En Eagle Ford Shale hay aproximadamente 260 operaciones de perforación de nuevos pozos diariamente. Nosotros pensamos que esta industria va a estar aquí entre 10 y 20 años.

__ ¿Estarían preparados para ir a México y capitalizar las oportunidades que ofrece la reforma energética?

__ Para las empresas que están en nuestras comunidades esto es algo positivo, porque habrá exportación de tecnología, maquinaria y materiales que se van a utilizar en México.

El gas licuado se va a exportar y esto quiere decir que la parte sur de Eagle Ford Shale va a incrementar sus exportaciones cuando el precio sea atractivo.

En la Cuenca de Burgos hay poca infraestructura y necesita gasoductos, estaciones para distribuir el gas y esto requiere mucho trabajo.

Todo depende de las leyes que se aprueben para que las compañías texanas vayan a México con más seguridad.