Monterrey

¿Recesión en puerta?

OPINIÓN. El tipo de cambio puede mostrar presiones al alza desde el punto de vista fundamental, por lo cual podría ser necesario subir la tasa de referencia para modificar los patrones de consumo que ejercen presión sobre la cuenta corriente.
ENTORNO
MACRO-
ECONÓMICO

GABRIELA
SILLER
28 julio 2016 10:8 Última actualización 28 julio 2016 10:10
Gabriela Siller

Gabriela Siller

El viernes de esta semana se publica el crecimiento del PIB del segundo trimestre del año, el cual se espera que muestre una desaceleración en la economía en términos anuales y una caída, respecto al trimestre anterior, incrementando la probabilidad de inicio de una recesión económica. Con la publicación del PIB se espera también que los pronósticos oficiales de crecimiento para este año sean ajustados a la baja.

Antes del dato del PIB, ya fue publicado el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que permite conocer y dar seguimiento a la evolución de la economía real en el corto plazo. El IGAE correspondiente a mayo mostró un crecimiento mensual de 1 por ciento, luego de haber caído 1.2 por ciento en abril. Por grupo de actividad económica, las actividades primarias mostraron una caída mensual de 3.1 por ciento, las actividades secundarias una recuperación moderada de 0.3 por ciento (luego de tres meses de contracción), mientras que la actividad manufacturera avanzó a una tasa mensual de 0.3 por ciento.
Por último, las actividades terciarias avanzaron a una tasa mensual de 1.2 por ciento, aunque esto se debe a un contraste con respecto al crecimiento débil de abril, cuando el índice de actividades terciarias mostró una caída mensual de 1.5 por ciento.

Por su parte, el sistema de indicadores cíclicos del INEGI muestra una realidad más cruda de la economía, ya que el indicador coincidente del mes de abril se colocó por debajo de su línea de tendencia en 99.83 puntos, acumulando ocho meses a la baja y cuatro meses por debajo de su tendencia de largo plazo. El indicador adelantado por su parte se colocó en 99.32 puntos, acumulando veinte meses a la baja y ocho meses por debajo de su tendencia de largo plazo. De acuerdo al reloj de los ciclos económicos de México, tanto el indicador adelantado como el indicador coincidente al mes de abril se ubican por debajo de la línea de tendencia y muestran una tendencia decreciente, lo cual implica una recesión de acuerdo a la definición del sistema de indicadores cíclicos.

Es importante señalar que esto no es equivalente a una recesión económica, para lo cual sería necesario observar dos caídas consecutivas trimestrales del PIB. Sin embargo, los datos no mienten y muestran una realidad poco favorable de México, la cual seguramente se confirmará con el dato del PIB de este viernes.

Además del menor crecimiento económico, se han incrementado los riesgos sobre la economía mexicana, lo cual se hace evidente con la caída en las exportaciones y el incremento en el déficit en cuenta corriente, que de acuerdo a Banco de México, podría magnificarse por los bajos precios del petróleo y las posibles reducciones adicionales en la extracción de petróleo. Con esto, el tipo de cambio puede mostrar presiones al alza desde el punto de vista fundamental, por lo cual podría ser necesario subir la tasa de referencia para modificar los patrones de consumo que ejercen presión sobre la cuenta corriente, aunque con un costo para la demanda agregada.

* La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.