Monterrey

¡Quién lo dijera!

Opinión. Nos podemos estar lamentandonos de como salió Trump, seguramente en los próximos meses comenzáremos a ver, y a sentir, los efectos de las políticas económicas y de inmigración que va implementar.
WIKI-LÍTICO

MIGUEL MORENO TRIPP
​lectores@elfinanciero.com.mx
14 noviembre 2016 10:9 Última actualización 14 noviembre 2016 10:27
Miguel Moreno Tripp

Miguel Moreno Tripp

Los resultados de la elección americana, son por decir lo menos, sorpresivos.

Contra todo lo que indicaban las encuestas, las probabilidades que se suponía que tenía ella, sea como sea que se calcularon, así como los
momios en los sitios de apuesta que favorecían a Hillary Clinton, ganó
Trump. Más bien, arrasó en los colegios electorales. Con todo y todo que en algunos estados aparentemente tuvo más votos Clinton.

¿Qué si el FBI le dio una “ayudadita” a Trump creando acusaciones falsas o al menos no fundamentadas? ¿Qué si Rusia hakeó las cuentas de correo -ya reconocieron que si hubo “contactos” entre ellos y el equipo de Trump? Entre muchas cosas, ya no importa. Eso es historia.
Quien dijera que el discurso de Trump tuviera tanto eco. Tenemos que plantearnos que vamos a hacer. En los ochentas, el 80 por ciento de las exportaciones estaban concentradas en productos derivados del petróleo.

En 2016 y años recientes, las exportaciones se diversificaron ampliamente y el peso de las exportaciones asociadas con el petróleo son muy pequeñas en relación con el total, sin embargo, un poco más del 80 por ciento está concentrado en un sólo cliente: Estados Unidos. En su empresa, ¿dependería Usted de un cliente que le representa el 80 por ciento de sus ventas? ¿Verdad que no? Sin embargo, México si.

México tiene acuerdos comerciales con más de 40 países alrededor del
mundo. O lo que es lo mismo, el Gobierno Federal, en este caso, si cumplió. Al Cesar lo que es del Cesar. Y, ahora sí, adiós que te vaya bien. Eso nos están diciendo desde el otro lado del -próximo- muro.

Nos podemos estar lamentandonos de como salió Trump, seguramente
en los próximos meses comenzáremos a ver, y a sentir, los efectos de las políticas económicas y de inmigración que va implementar. Por ejemplo, en su “contrato” con el votante americano, se comprometió a que, en los primeros cien días, deportará a dos millones de indocumentados. Desde luego que llegarán a México. Aunque sean centroamericanos. Esto con el argumento de que México los dejó transitar por nuestro territorio con la finalidad de llegar a Estados Unidos de manera ilegal. Algo así como ser “cómplices” al dejarlos pasar por México.

No solo a través de mayores aranceles puede detener o eliminar el que
empresas americanas se queden fuera del territorio americano. Si implementa una tasa impositiva más baja, se ha mencionado reducirla a 15 por ciento, las empresas se regresarán a Estados Unidos, solitas.

Tenemos que ponernos las pilas y atacar nuevos mercados. Entre ellos
la base de la pirámide. Desafortunadamente necesitamos tanto gobiernos federales, estatales y municipales, como iniciativa privada y escuelas estar alineadas. No hay más y tenemos que hacer un frente común.

* El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su
Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.