Monterrey

¿Qué se espera del IPC (para el resto del 2017)?

OPINIÓN. Durante el 2017, hasta el 12 de julio, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, el IPC, ha registrado 13 máximos históricos de cierre, cinco de los cuales se registraron en abril.
ENTORNO MACRO-ECONÓMICO
Gabriela Siller
gsiller@bancobase.com
13 julio 2017 9:37 Última actualización 13 julio 2017 9:37
Gabriela Siller, economista.

Gabriela Siller, economista.

Durante los primeros días de julio, el IPC ha mostrado un avance importante marcando una tendencia positiva hasta llevarlo a ubicarse en el canal de los 50 mil puntos por primera vez en la historia, luego de mantenerse en una tendencia lateral durante el mes de junio.

El apoyo alcista ha estado relacionado con el avance de emisoras de mayor ponderación en el índice, como América Móvil, Femsa, Cemex, Televisa y Grupo Financiero Banorte. Se espera que esta tendencia se mantenga durante las siguientes tres semanas del mes de julio ante la publicación de reportes trimestrales corporativos, por la expectativa de buenos resultados. Inclusive existe la posibilidad de que el IPC alcance los 52 mil puntos a finales de julio o durante la primera quincena de agosto, representando un rendimiento máximo en el año de 14 por ciento.

De ahí podría marcar una corrección para oscilar alrededor de los 49 mil 100 puntos, ante una toma de utilidades, luego de los máximos históricos registrados y ante la cautela por parte de los inversionistas por temas políticos, como el inicio de las negociaciones del TLCAN (para la segunda parte de agosto), prefiriendo instrumentos gubernamentales que son considerados libres de riesgo y disminuyendo la demanda por los instrumentos de renta variable.

La renegociación del TLCAN podría perjudicar el comportamiento alcista que ha marcado hasta el momento el IPC, el resultado dependerá de los términos a los que lleguen los oficiales de las tres economías involucradas en el tratado. Si bien, la retórica proteccionista de Donald Trump ha disminuido, no se descartan episodios de aversión al riesgo en la medida en que se acerque la fecha de las negociaciones.

Finalmente, hacia los dos últimos meses del año, el mercado de capitales mexicano podría registrar nuevamente un comportamiento alcista, por efecto de estacionalidad, ya que el último trimestre históricamente se ha caracterizado por incrementos en el IPC. Se pronostica que durante el último trimestre el IPC oscile en un rango de 49mil 800 a 50 mil 200 puntos, apuntalando a cerrar el 2017 en la parte superior de dicho rango, con un rendimiento equivalente de 10 por ciento en pesos.

Durante el 2017, hasta el 12 de julio, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, el IPC, ha registrado 13 máximos históricos de cierre, cinco de los cuales se registraron en abril, en la época de reportes trimestrales corporativos, por lo mismo no se descarta que en el mes de julio el IPC vuelva a registrar nuevos máximos. Solamente en las primeras ocho sesiones del mes, cuatro han sido máximos históricos, el último en 50 mil 809.77 puntos apuntando un rendimiento en lo que va del año de 11.32 por ciento en pesos y 29.72 por ciento en dólares. En contraste, a lo largo del 2016 el IPC registró 15 máximos históricos siendo el último el 15 de agosto en 48 mil 694.90 puntos.

La oleada de optimismo en el mercado de capitales es consecuencia de la menor aversión al riesgo de invertir en activos mexicanos, una vez que se ha disipado el miedo a las políticas proteccionistas de Donald Trump. Sin embargo, el número de máximos históricos registrados en este año no corresponde al crecimiento de la actividad económica, ya que en última instancia el precio de las acciones no es más que un valor descontado de los flujos de efectivo a futuro.

Por lo anterior, es posible que la BMV esté atravesando por una pequeña burbuja especulativa que pueda romperse a inicios del siguiente año, cuando los inversionistas decidan realizar las ganancias en dólares que han obtenido. A pesar que la Bolsa ha tenido mejores años en términos de rendimiento (en pesos) al convertirlos a dólares en 2017 resulta ser un año extraordinariamente bueno y por lo mismo hace más probable la toma de utilidades, la cual por efecto estacional podría darse a inicios del siguiente año, además no se espera que en el 2018 el peso se aprecie tan rápido como lo hizo en 2017, lo cual reduciría el rendimiento en dólares. Por otro lado, las elecciones federales en el 2018 podrían genera aversión al riesgo.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.