Monterrey

¿Qué pasó con Eagle Ford en Texas?

OPINIÓN. Ciertamente las condiciones del mercado global y la petrocrisis están provocando regresar al inicio del tiempo previo a la nueva era de la fiebre texana.
APUNTES

DAVID 
DORANTES
26 abril 2016 9:9 Última actualización 26 abril 2016 9:21
Etiquetas
David  Dorantes

David Dorantes

Este sábado pasado en Ciudad Victoria, Tamaulipas, me volví a encontrar con la regiomontana Cristina Díaz Salazar, senadora de la República, la pregunta era inevitable ¿Qué pasó con Eagle Ford Shale? Ciertamente era un tema que ya no había abordado en este espacio editorial, pero también muy poco hemos vuelto la mirada en esa región ubicada en el centro-sur de Texas, en la que más de una ocasión coincidí con Cristina Díaz, además de David Penchyna quien fuera Senador durante el proceso de la promulgación de la reforma energética y de mi estimado Rogelio Montemayor Seguy, fuerte impulsor en Coahuila del primer Clúster de Energía que existió en México.

Las coincidencias que tuve en varios momentos con Díaz, Penchyna y Montemayor se dieron en las ciudades texanas de Laredo y Cotulla, siendo encuentros previos a la promulgación de la reforma energética; sus visitas eran para conocer todo lo referente a la exploración y explotación del gas shale, algunos encuentros fueron auspiciados por mi entrañable guía María Eugenia Calderón-Porter, vicepresidenta asistente de Iniciativas Globales de la Universidad de Texas A&M y también directora del Centro Binacional Estados UnidosMéxico.

¿Qué pasó con Eagle Ford Shale? De ser la región petrolera más activa del mundo en 2014, para 2016 semana tras semana se están cerrando más pozos de explotación del gas lutitas. Ciertamente las condiciones del mercado global y la petrocrisis están provocando regresar al inicio del tiempo previo a la nueva era de la fiebre texana, aun así, la producción en 2015 fue la mayor con cinco mil 678 Millones de Pies Cúbicos (MMPC) por día, pero ese año iniciaron los cierres “temporales” de pozos. De acuerdo al reporte de este sábado, se redujeron otras dos plataformas de Eagle Ford Shale, terminando la semana con 40 equipos de perforación en toda la cuenca; en todo Estados Unidos solo quedan 431 equipos de perforación (que no es lo mismo que pozos) de petróleo y gas. Con este tremendo giro, ha quedado desbancado del primer lugar el Condado de Karnes y se posiciona el Condado de Webb (Laredo) con 10 pozos de explotación.

La semana pasada se realizó en San Antonio, Texas, la 2nd Mexico Gas Summit 2016, en la que seis líderes de negocios en el sector energético en Estados Unidos concluyeron en que “la formación de roca, rica en petróleo, que hizo de Eagle Ford Shale una historia de éxito en todo el mundo, no se detiene en el Río Bravo, es decir, en la Cuenca de Burgos”, con lo que han puesto su mirada en la cuenca ubicada en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, con ello, están poniendo su apuesta por invertir fuertemente en diversos rubros de energía y no únicamente en la explotación de gas lutitas. Glenn Hart, CEO de Laredo Energía, reveló que su compañía está apostándole en el Condado de Webb (Laredo) pero que ya están analizando los retos y oportunidades que tendrán en el lado mexicano. Por consiguiente, vendrá más inversión a México. ¿Usted qué opina?
www.daviddorantes.mx

* El autor es consultor en comunicación política y del sector energético en Tamaulipas

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.