Monterrey

Pymes deben capitalizar la apertura energética

Juan Luis San José Alcalde, asesor de la dirección general de Energías de Alfa señala que la técnica de fracking tiene más de 40 años que se puso en práctica y nunca ha registrado problemas de sismos y contaminación.
Sonia Coronado
06 julio 2014 21:31 Última actualización 07 julio 2014 13:1
petróleo

(Bloomberg)

MONTERREY.- Autoridades federales y estatales conminaron a las pequeñas y medianas empresas (pymes) a “subirse al tren de las oportunidades” que traerá para la cadena de proveeduría la apertura del sector energético.

Durante el panel “Gas Natural: Combustible de Transición”, que se llevó a cabo en el marco de ProMéxico Mundial, Javier Treviño Cantú, secretario de la Comisión de Energía del Congreso de la Unión, Vladimir Sosa Rivas, subsecretario de Energía de Nuevo León, Rosanety Barrios Beltrán, jefa de la Unidad Coordinadora de Políticas Públicas de Transformación Industrial de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía y Juan Luis San José Alcalde, asesor de la Dirección General de Energías de Alfa, alentaron y hablaron sobre proyectos y su experiencia en el sector energético.

Por ejemplo, Barrios Beltrán dijo que en México se construirán seis mil 500 kilómetros de gasoductos, una gran parte de ellos estarán en la zona norte, lo anterior permitirá al país aprovechar los bajos costos del gas natural que se está teniendo en América, lo que consideró como una buena oportunidad para las empresas nacionales.

“Qué es lo que podemos esperar en materia de gasoductos para la presente administración, es un programa para la construcción de aproximadamente seis mil 500 kilómetros de gasoductos, porque el cambio tecnológico que sufre el planeta, específicamente en Estados Unidos, nos permite, como país, aprovechar costos del gas natural que se están teniendo en la región de América que no tiene ninguna otra parte del mundo”.

Por su parte, Sosa Rivas refirió que la inversión que se realizará para este programa, el gobierno, en los próximos cinco años, es diez veces mayor a la que se hizo entre 1995 y 2012.

“Esta reforma abre muchas oportunidades; la cadena de valor que se genera en el sector energético es clave, el sector de la construcción es uno donde se tiene un impacto económico muy importante”, mencionó