¿Puede contagiarse México de las crisis de Argentina, Brasil y Turquía?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Puede contagiarse México de las crisis de Argentina, Brasil y Turquía?

COMPARTIR

···

¿Puede contagiarse México de las crisis de Argentina, Brasil y Turquía?

Para lo anterior, habría que analizar la balanza de pagos, que es el registro contable de una economía con el exterior.

Opinión MTY Entorno Macro-económico Gabriela Siller Pagaza
06/09/2018
Placeholder block
Gabriela Siller Pagaza.Fuente: Cortesía

Ante la situación de crisis que viven Brasil, Argentina y Turquía, muchos se preguntan qué tan vulnerable está México ante un contagio que puede derivar en una crisis.

Para lo anterior, habría que analizar la balanza de pagos, que es el registro contable de una economía con el exterior. Sobre esta cuenta recae la culpabilidad de las mayores crisis económicas. Recientemente se publicó la información de la balanza de pagos de México durante el segundo trimestre del 2018, en donde destacan varios puntos.

El déficit de cuenta corriente pasó de representar 0.6 por ciento del PIB en el segundo trimestre de 2017 a 1.3 por ciento del PIB en el segundo trimestre de 2018. Que la cuenta corriente sea deficitaria no es necesariamente malo. Un déficit en cuenta corriente representa un problema cuando a) sobrepasa tres por ciento del PIB, b) tiene como fuente una sobrevaluación de la moneda o c) cuando está siendo financiado de manera incorrecta. Además, es importante mencionar que los déficit en cuenta corriente que sobrepasan tres por ciento del PIB se asocian con déficit fiscales elevados y endeudamientos por encima del 60 por ciento del PIB (México tiene una proporción de deuda a PIB de 44 por ciento). Así, para México, los primeros puntos no se observan, por lo que no se estima que por parte de la cuenta corriente pueda derivarse una crisis, a menos que la relación comercial con Estados Unidos se deteriore. Por lo anterior, se deben analizar las fuentes del financiamiento, es decir la composición de la cuenta financiera.

En la cuenta financiera, los flujos de IED en México fueron de seis mil 726.9 millones de dólares durante el segundo trimestre, representando un incremento de seis por ciento con respecto al mismo periodo del 2017, pero retrocediendo 6.4 por ciento al comparar todo el semestre. El aumento de la IED en el segundo trimestre, señala mayor confianza para invertir en México en edificación, maquinaria y equipo, entre otros rubros del capital físico, generando empleos y crecimiento económico de manera directa. Sin embargo, el rubro de la IED sigue aún por debajo del observado en el 2017 al compararse todo el primer semestre, lo anterior probablemente como consecuencia de la incertidumbre relacionada con la renegociación del TLCAN.

En los próximos trimestres se debería observar un incremento en los flujos de IED, pues ya existe un entendimiento en materia comercial entre México y Estados Unidos. Cabe agregar que el entendimiento sigue siendo un sub-óptimo, ya que el mejor escenario incluiría a Canadá en la renegociación. Asimismo, la IED todavía podría verse afectada si no se define un mecanismo justo de resolución de controversias por prácticas desleales, lo cual está incluido en el capítulo 19 del TLCAN.

Por su parte, los flujos de inversión de cartera (IEC) fueron de siete mil 690.7 millones de dólares, subiendo 28.5 por ciento con respecto al primer trimestre y contrastan con una salida de capitales de tres mil 569.1 millones de dólares que se tuvo el año anterior. El crecimiento de la IEC señala una mayor confianza en México para invertir, pero sólo en instrumentos financieros.

En resumen, el aumento de la cuenta financiera permitió financiar el mayor déficit en cuenta corriente. Sin embargo, el aumento se debió en mayor proporción al capital golondrino (la IEC), haciendo poco a poco más vulnerable a México ante choques del exterior, pero sin llegar a estar en un punto de crisis.

Finalmente, la cuenta de errores y omisiones, que debería de ser una cuenta de cuadre, fue de seis mil 693 millones de dólares, que es un monto similar al de los flujos de la IED. Para ser una cuenta de cuadre, el monto es inmenso. Desde el 2008 esta cuenta ha mostrado una alta volatilidad a lo largo del mundo, en particular en las economías cuyas divisas son utilizadas para especulación. Así, el contagio podría darse actualmente sólo por la parte financiera, a través del tipo de cambio.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Opine usted: gsiller@bancobase.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.