Monterrey

PRI logra imponer su mayoría para revisar cuentas de Medina

Pese al ingreso de ciudadanos que exigían cuentas claras al gobierno de Rodrigo Medina de la Cruz, la bancada del PRI, con el apoyo de partidos minoritarios, logró en el congreso de Nuevo León la presidencia de la Comisión de Hacienda que revisará las cuentas públicas del gobernador saliente.
Juan Antonio Lara
14 septiembre 2015 18:18 Última actualización 14 septiembre 2015 18:19
Congreso NL. (Édgar Rivera)

Congreso NL. (Édgar Rivera)

Congreso NL. (Édgar Rivera)

El congreso de Nuevo León fue resguardado por elementos de seguridad. (Édgar Rivera)

MONTERREY.- Pese a las protestas de ciudadanos que ingresaron al Congreso de Nuevo León para pedir a los diputados que exijan cuentas claras al gobierno de Rodrigo Medina, la bancada del PRI, en alianza con otros grupos minoritarios, logró la presidencia de la Comisión de Hacienda que revisará las cuentas públicas del gobernador saliente.

La integración de las comisiones, las principales en manos de los priistas, fue discutida en el congreso y el resultado de la votación fue de 22 votos a favor por 17 en contra y tres abstenciones.

La votación fue secreta, pero el bloque formado por el PRI, Nueva Alianza, PVEM, Partido del Trabajo y la bancada independiente habrían aportado los 22 votos a favor de la integración de las comisiones.

“Este acuerdo atenta contra la voluntad representativa ciudadana de los neoleoneses que ha reclamado el escrutinio de las cuentas públicas del actual gobierno del Estado”, dijo Hernán Salinas Wolberg, diputado de Acción Nacional.
Los 17 legisladores panistas votaron en contra de esta propuesta.

“Es inadmisible e incongruente que a todas luces el gobierno saliente y fiscalizado sea analizado hacia el interior de este Congreso por una Comisión presidida por el mismo partido”, señaló Salinas.

Desde las 10:30 horas, decenas de policías de Fuerza Civil cercaron las entradas al Congreso del Estado para impedir el paso de ciudadanos al recinto legislativo, lo cual fue criticado por el diputado José Luis Santos, quien señaló que había más policías en el Congreso que en cualquier municipio rural del Estado.

No obstante, muchos ciudadanos lograron entrar al Congreso y mostrar sus pancartas durante la sesión.

“No queremos diputados aliados a la corrupción”, mostraba en su pancarta el ciudadano Cristóbal Bermúdez.

“El PRI quiere salvar las cuentas de Medina”, decía otra de las pancartas. “Exigimos cuentas claras, no más deuda”, se leía en una más.

Los legisladores más abucheados fueron Karina Barrón Perales, quien ganó la diputación por el PAN pero renunció en la primera sesión del Congreso, y Marco Antonio Martínez Díaz, también diputado independiente al renunciar al blanquiazul.

El PAN había propuesto que la Comisión de Hacienda fuera presidida por el diputado Samuel García Sepúlveda, de Movimiento Ciudadano, pero la mayoría priista lo rechazó en la votación final.

La sesión, que había iniciado a las 11 de la mañana, concluyó poco antes de las 3 de la tarde, ante el desencanto de los ciudadanos que esperaban que la Comisión de Hacienda del Congreso quedara en manos del PAN o de algún diputado de Movimiento Ciudadano.