Monterrey

Presas del estado,
a “medias aguas”

Hasta mitad de este año el volumen de precipitaciones fue menor al registrado en años anteriores, contrario a lo ocurrido durante el año pasado
Daniel Anguiano
danguiano@elfinanciero.com.mx
15 noviembre 2017 23:21 Última actualización 16 noviembre 2017 16:53
Presa La Boca/ Mapio


El 2017 ha sido un año en el que la lluvia no ha llegado a Nuevo León como se acostumbraba, en consecuencia, ninguna de las presas del estado se encuentra al 100 por ciento de su capacidad, incluso, algunas de ellas apenas superan el 60 por ciento de su llenado.

La presa La Boca es la que cuenta con el llenado más alto, un 80 por ciento de su capacidad, esto a noviembre de 2017, según el reporte de la Secretaría de Desarrollo Agrario del Estado, con información de la Comisión Nacional del Agua.

Mientras que la presa Cerro Prieto está al 61.1 por ciento de su capacidad; Salinillas al 58.4 por ciento y el Cuchillo en un 71.7 por ciento.

Por otro lado, el pronóstico de lluvias para noviembre y diciembre no presenta precipitaciones significativas para los meses de noviembre y diciembre, además que el periodo de estiaje está por iniciar.

El periodo de estiaje, explicó en una entrevista con EL FINANCIERO el director técnico de la Comisión Nacional del Agua de la Cuenca del Río Bravo, Amalio Cardona, comprende desde diciembre hasta mayo, y es un periodo en el que disminuyen las precipitaciones.

Asimismo, manifestó que hasta mitad de este año el volumen de precipitaciones fue menor al registrado en años anteriores, contrario a lo ocurrido durante el año pasado, cuando el volumen de precipitaciones se duplicó al promedio histórico.

“Sin embargo, cualquier posibilidad de sequía está descartada”, comentó el funcionario.

De acuerdo al Monitor de Sequía del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), de junio a agosto de este año, la mayor parte del estado ha mantenido un clima que va de lo “ligeramente seco” hasta “extremadamente seco”, con algunos puntos hacia el noroeste donde se registra un fenómeno “excepcionalmente seco”.

Sin embargo, de agosto a octubre se normalizó la situación en casi el 100 por ciento del territorio de Nuevo León, incluso, en algunas regiones la humedad prevaleció ligeramente sobre lo normal, principalmente al norte de la entidad.

En tanto que en municipios como Los Aldama, Linares, Zaragoza y Aramberri, las condiciones de anormalmente secos persisten incluso hasta el 31 de octubre de este año, de acuerdo al Monitor de Sequía del SMN.

No obstante, durante todo el verano la mayor parte de los municipios del estado mantuvo estas condiciones, y en algunos casos se percibieron rasgos de sequías moderadas.