Monterrey

Pregunta: ¿Considera
todo antes de comprar?

OPINIÓN. Somos una ciudad nueva, en el concepto de adquirir y vivir en un departamento. Hace 10 o 15 años solamente había unos cuantos y el primero fue el Edifico Zambrano, que actualmente está abandonado y se encuentra sobre la calle de Hidalgo junto a la librería Gandhi.
CON-CIENCIA INMOBILIARIA
Guillermo Godínez Palma
guillermogodinez9@hotmail.com
Twitter:@encasagodinez
28 noviembre 2017 7:11 Última actualización 28 noviembre 2017 7:11
Guillermo Godínez Palma

Guillermo Godínez Palma

La moda de adquirir un departamento en Monterrey cada vez es más fuerte y la gente también ha ido olvidando esa idea antigua de que si no vivía en una casa para tener su propia tierra, no compraba, aunque fuera en la periferia del Área Metropolitana de Monterrey, esto ha cambiado.

Somos una ciudad nueva, en el concepto de adquirir y vivir en un departamento. Hace 10 o 15 años solamente había unos cuantos y el primero fue el Edifico Zambrano, que actualmente está abandonado y se encuentra sobre la calle de Hidalgo junto a la librería Gandhi.

En la Ciudad de México, el vivir en un departamento es algo que se usaba desde los tiempos de Don Porfirio Díaz, por lo que la gente está muy habituada a ese tipo de vivienda, con sus ventajas y los derechos y obligaciones que tienen los condóminos de un edificio departamental, sobre todo cómo debe ser entregado al momento de adquirirlo.

Y después de este preámbulo llego a la parte medular de mi editorial: Si vas a comprar un departamento, pregunta cómo te lo van a entregar, bajo qué régimen se encuentra constituido, cuáles son las cuotas de mantenimiento, los espacios para los cajones de estacionamiento, las áreas comunes, si puedes hacer fiestas, en dónde se estacionan las visitas y si hay suficiente espacio de cajones para ello.

Pero lo más importante, es cómo te van a entregar el departamento. Hay gente que nunca preguntó y luego descubren ya que lo compraron que su inmueble no cuenta con acabados, es decir, no tiene contactos o muebles sanitarios, como le pasó a la gente que compró en El Semillero, en su primera etapa.

Otra cosa muy importante que debes de preguntar es si el edificio cuenta con elevador de servicio o de carga para subir cosas pesadas como materiales de construcción, acabados o muebles.

Hay mueblerías o mudanzas que te cobran un tanto extra por cada piso que tengan que subir la entrega.

Si tú compras un departamento sin acabados llámese yeso, piso cerámico, muebles de baño, puertas, azulejo en las regaderas y contactos, te comento que el promedio de inversión es de un 20 por ciento extra del valor original del departamento. Además de considerar el tiempo que le vas a invertir y el estómago que vas a hacer con todos los imprevistos que van a salir durante el proceso de habilitación del inmueble.

Hoy en día, existen desarrolladores que te entregan la unidad para que tú empastes el suelo, y la verdad, no sé si tengan considerada esa carga extra de concreto por departamento a la cimentación total del rascacielos.

Ahí tienes que esconder el cableado eléctrico y la tubería de agua para que llegue desde la toma hasta las áreas que necesitas, esto es sólo un ejemplo para ir abriendo boca. Una inversión que fácil va de los 35 a 50 mil pesos entre arena, cemento, trabajadores, contratista, arquitecto y permisos. Y recalco, vamos empezando.

Eso sí, el departamento te lo vendieron a precio de mercado, como si estuviera listo para estrenarse. Sin embargo, existen opciones hoy en día en la ciudad que ya están terminadas y que sí puedes llegar simplemente con tu menaje de casa. Tal es el caso de los proyectos como los que hace la gente de Koinox, o como la torre de departamentos Kyo Radiant, sobre la Avenida Madero y Avenida Venustiano Carranza, aproximadamente.

Recuerda has una lista de preguntas en las diferentes opciones de departamentos que veas y evalúa el monto de inversión contra los beneficios que tenga el inmueble, porque lo gozarás o sufrirás todo el tiempo que vivas ahí.

Nos vemos ¡hasta la próxima!

El autor cuenta con más de 25 años de experiencia en el ramo de los bienes raíces en materia de comunicación, campañas y lanzamiento de
proyectos inmobiliarios.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.