Porque el Capítulo del Agro escapó a Trump y sus amenazas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Porque el Capítulo del Agro escapó a Trump y sus amenazas

COMPARTIR

···

Porque el Capítulo del Agro escapó a Trump y sus amenazas

La agricultura de EU se ha vuelto cada vez más tecnificada y la producción requiere por ello menos mano de obra, sin embargo hay cultivos que no pueden prescindir de los trabajadores del campo, factor que cada día es más escaso en este país.

Opinión MTY Desde Texas Javier Amieva
03/09/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Javier AmievaFuente: Cortesía

En la renegociación del Tratado de Libre Comercio, ahora TLC con EU, dado que todavía Canadá no está, la agricultura mexicana continuará bajo los términos iniciales, porque es claro que los productos e intercambio agrícola son necesarios para ambos países.

El intercambio comercial de productos agrícolas que alcanza casi 40 mil millones de dólares anuales no solo ha crecido entre México y Estados Unidos (EU), entre un 16 a un 18 por ciento anual durante los dos últimos años, sino que aislado este sector todavía mantiene un sano equilibrio en la balanza comercial exterior para las dos naciones.

La agricultura de EU se ha vuelto cada vez más tecnificada y la producción requiere por ello menos mano de obra, sin embargo hay cultivos que no pueden prescindir de los trabajadores del campo, factor que cada día es más escaso en este país.

No es la primera vez que esto sucede. Durante la segunda guerra mundial y las décadas posteriores la mano de obra era tan escasa que; EU creó el programa denominado “braseros” en el que se emitieron visas de trabajo para trabajadores del campo, los cuales por su idiosincrasia solo pedían ganar un poco más que lo que medraban en México; de lo cual los empleadores norteamericanos se aprovechaban y luego bajo un sistema similar al de “raya” los envolvían para pagar menos, no dejarles ir y escamotearles sus prestaciones; hoy éstos y sus descendientes son perseguidos por la actual administración de Donald Trump.

A fines del 93, se firmó el TLC y a partir del 94 ha operado con ventajas para ambos países; el flujo de trabajadores agrícolas – especialmente para la industria avícola-, sigue fluyendo a conveniencia y como el clima de este país no permite ciertas producciones, cuya venta deja pingües ganancias como lo es el aguacate y la fresa, -para ejemplificar-, es claro que el capítulos de la agricultura no se tocarían.

De esta forma, no se dio el propuesto abuso de la “estacionalidad” y no se aplicarán impuestos porque el consumidor final esta tan solo en el segundo escalón después del comprador-importador y porque entre el 16 y el 20 por ciento de los productos frescos que consume Norteamérica provienen de México, y el no tener frutos durante varios meses al año desestabilizaría la canasta , pero especialmente por la caja registradora de las grandes cadenas que ejercen hegemonía a nivel regional y estatal, como lo son Walmart o HEB, para muchos males necesarios que cada vez que pueden golpean a México o a los comerciantes mexicanos en EU.

“La economía de importantes regiones económicas giran en torno a la exportación a EU de ciertos frutos, verduras y alimentos procesados como es el caso de las “berries”- bayas-“, puntualiza el diario mexicano La Opinión.

Así que los cultivos de las regiones templadas de nuestro país como Michoacán, San Luis y Guanajuato, o, de la intensa mano de obra de productos a campo abierto o de la combinación y tecnificación de éstas con los procesos de empaque en áreas como la zona de Sinaloa y Sonora, no pueden ser igualadas y por ello solo el recurso de la “estacionalidad” fue la amenaza recalcitrante de Trump; pero los mercados mandan.

El ritmo de crecimiento de este sector en el mercado internacional, además del crecimiento en el autoconsumo y la alta tecnificación son preocupaciones de Víctor Villalobos quien está propuesto como próximo secretario de SAGARPA, y tiene en sus haberes ser miembro de la Real Academia Sueca de Agricultura y Silvicultura desde el 2004, del grupo asesor de alto nivel del Grupo Consultivo para la Investigación Agrícola Internacional (CGIAR), de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACYT) y también integrante del Instituto de la Universidad de California para México y los Estados Unidos (UCMexus).

El factor tecnológico y la innovación marcarán la política del campo mexicano el próximo sexenio opinó Villalobos para El Financiero; heredamos falta de inversión, volatilidad financiera y cambio climático.

“Pagaremos el alto costo del daño ambiental y la reforma estructural del campo será no en función de los articulados, sino para impulsar la autosuficiencia y la producción tecnificada a todos los niveles”, declaró enfáticamente Villalobos sobre el futuro de sus nueve programas en SAGARPA.

Mi opinión, estimado lector es la de dar una bienvenida al “campo de la Agricultura”, a profesionistas de alto nivel, gente técnica y reconocida, y no a políticos y compadrazgos. Esta es la fórmula que no solo debe de seguirse en SAGARPA, sino en todas las secretarías el próximo sexenio o ¿Usted que cree?

El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Opine usted: javier.amieva@hispanicinternational.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.