Monterrey

¿Por qué subió el tipo de cambio?

OPINIÓN. En caso de que Estados Unidos mantenga una postura proteccionista, los oficiales de la Fed hagan comentarios de corte restrictivo y los precios del petróleo enfrenten nuevas presiones a la baja, es probable que el tipo de cambio suba hacia el nivel de 19.50 pesos por dólar en el corto plazo.
ENTORNO MACRO-ECONÓMICO
Gabriela Siller
gsiller@bancobase.com
11 mayo 2017 9:2 Última actualización 11 mayo 2017 9:3
Gabriela Siller, economista.

Gabriela Siller, economista.

El peso cerró la sesión del lunes con una depreciación de 1.14 por ciento o 21.7 centavos, cotizando alrededor de 19.20 pesos por dólar, tocando el martes un nivel de 19.2586 pesos por dólar. Al inicio de la semana el tipo de cambio subió debido a varios factores:

1.-Ya es inminente que el Senado de Estados Unidos confirme a Robert Lighthizer como Representante de Comercio, paso necesario para que la Casa Blanca pueda solicitar formalmente al Congreso iniciar una renegociación del TLCAN. Asimismo, la semana pasada el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, señaló que de no alcanzar el objetivo de una renegociación del TLCAN, buscarían acuerdos bilaterales. Este escenario podría afectar a las exportaciones de México ya que en año de elecciones no se pueden firmar acuerdos bilaterales.

2.-La Fed ya confirmó la semana pasada que están listos para seguir normalizando su política monetaria a pesar de la desaceleración económica temporal del primer trimestre. Al día de hoy la probabilidad de que la Fed suba su tasa de referencia el próximo 14 de junio se mantiene en 100 por ciento. Aunque las expectativas de política monetaria de la Reserva Federal no elevan la volatilidad del tipo de cambio, estas fortalecen al dólar frente a sus principales cruces y podrían seguir contribuyendo con la depreciación del peso durante la semana.

3.-Aunque los precios del petróleo se han mantenido estables en las primeras dos sesiones de la semana, se han acercado a niveles no vistos desde que la OPEP decidió recortar su producción petrolera en noviembre del año pasado. En caso de que la producción petrolera de Estados Unidos continúe creciendo, la cotización del WTI podría bajar a niveles cercanos a 40 dólares por barril.

Lo anterior muestra que el tipo de cambio continúa muy sensible a noticias relacionadas al comercio exterior, la Fed y los precios del petróleo. En caso de que Estados Unidos mantenga una postura proteccionista, los oficiales de la Fed hagan comentarios de corte restrictivo y los precios del petróleo enfrenten nuevas presiones a la baja, es probable que el tipo de cambio suba hacia el nivel de 19.50 pesos por dólar en el corto plazo.

Es importante señalar que al inicio de la semana también se observó un menor apetito por riesgo en los mercados financieros globales, lo cual ocasionó pérdidas en los mercados de capitales de Europa y pocos cambios en los mercados accionarios de Estados Unidos y México. En el mercado de materias primas también se observaron pérdidas, particularmente en los metales industriales, tras la publicación de cifras poco favorables para la actividad comercial de China.

Durante abril, las exportaciones de China en dólares crecieron a una tasa anual de 8 por ciento, por debajo del 11.3 por ciento esperado por el mercado y del crecimiento de 16.4 por ciento observado durante marzo.

Asimismo, las importaciones se desaceleraron al crecer 11.9 por ciento desde 20.3 por ciento en marzo.

En la semana al cierre del miércoles, el cobre muestra una pérdida de 1.58 por ciento, cotizando en 5,475.25 dólares por tonelada métrica. Al cierre del miércoles, el rand sudafricano cerró con una depreciación semanal acumulada de 0.47 por ciento, seguido del dólar australiano que perdió 0.82 por ciento y el euro que perdió 1.20 por ciento. El franco suizo también cerró con una importante depreciación de 2.09 por ciento.

La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.