Monterrey

Por jugarle al populismo

OPINIÓN. Sólo el tiempo pondrá en su adecuada dimensión los efectos que tendrá la salida de la Eurozona sobre la economía inglesa.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
03 abril 2017 8:16 Última actualización 03 abril 2017 8:30
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Finalmente Inglaterra entregó el documento que formaliza su salida de la Unión Europea, invocando el famosísimo artículo 50. Obviamente hay muchas artistas sobre las que se podría analizar este evento, pero hay un aspecto que destaca y es lo que ha salido a la luz pública en forma coincidente: se ha mencionado a Rusia como una potencia instigadora de dicho evento. Incluso se le asocia como apoyo a los ideales de los candidatos separatistas europeos. A lo mejor nunca sabremos la verdad de lo que sucedió pero no suena descabellado.

Sólo el tiempo pondrá en su adecuada dimensión los efectos que tendrá la salida de la Eurozona sobre la economía inglesa. Pero lo que sí podemos decir es que los ciudadanos ingleses escogieron el camino de la irrelevancia: ya a nadie le importará que suceda o deje de suceder en la Gran Bretaña.

Ahora bien, ¿si se está analizando la posible intromisión rusa en las elecciones americanas, algo impensable apenas unos meses atrás, que no podrán hacer con otros países que si bien se pueden clasificar como potencias, no están en las mismas ligas que Estados Unidos? Increíble que uno de los máximos responsables de la seguridad en su país, pida inmunidad a cambio de su testimonio. Yo pensaba que sólo los crimínales lo hacían cuando los descubrían y querían llevarse de corbata a sus compinches. Ver para creer.

¿Y en Mexico? Ojalá que no haya intromisiones extranjeras en las próximas elecciones en México. Al saber de como un fiscal estatal acumuló una fortuna de mas de doscientos millones de dólares y ninguna instancia de seguridad se dio cuenta, dudo mucho que si nos enteráramos de haber una cibercampaña en favor de alguien afín a su forma de pensar.

Al otro lado del mundo estamos presenciado un autogolpe de estado en Venezuela. ¿De cuando acá un poder puede “desconocer” a otro en una democracia que se respete?

Además de la escasez, la pésima administración (con o sin pajarito y no es albur) encima viene el insulto intelectual: puras tonteras se esgrimen tratando de defender lo indefendible. Pero no era difícil de imaginar que tarde o temprano acabaría así la situación.

Ve uno las imágenes de los acarreados en ese país y hasta pensaría que es real “el apoyo del pueblo”. Contrastan con las otras imágenes, las que la prensa libre podía mostrar hasta hace poco, que muestran las filas y la escasez que se vive allá. Y hasta hace poco no porque se haya resuelto la situación, sino porque se ha restringido la libertad de expresión.

Por acá deberíamos poner nuestras barbas a remojar: si gana el populismo corremos el grave peligro de volvernos irrelevantes, antidemocráticos y que se eternice como presidente el mas populista para “salvar al pueblo” de sus enemigos, “los de arriba”. No juguemos con fuego que nos vamos a quemar y además no nos lo quitamos de encima.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.