Monterrey

Pone la Secretaría de Hacienda en “Observación” a la deuda del Estado de Nuevo León

OPINIÓN. Esto significa que para el próximo año, el tope de endeudamiento para nuestro estado sería de unos dos mil 169 millones de pesos, considerando los ingresos reportados para 2016, cifra bastante modesta en comparación a los más de 14 mil mdp que colocaran durante este año.
COMENTARIO ECONÓMICO
Marco A. Pérez Valtier
mperezv@perezgongora.com
05 julio 2017 9:43 Última actualización 05 julio 2017 9:43
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Al entrar en vigor el Sistema de “Alertas” que contempla la Ley de Disciplina Financiera de los Estados, la cual tiene por objeto regular el crecimiento de la deuda pública de Estados y Municipios, el Estado de Nuevo León fue puesto en “Observación” junto con otros nueve entidades más de la república, mientras que sólo el estado de Coahuila se clasificó como de endeudamiento “Elevado”, lo que le impedirá contratar más deuda mientras no mejores sus indicadores.

Esta situación restringe o limita el nuevo endeudamiento al que puede acceder nuestro estado, a partir de 2018, a tan sólo el 5 por ciento de sus ingresos de libre disposición, los cuales se definen como sus ingresos propios, (como son los impuestos locales y los derechos) más las participaciones en impuestos federales que recibe de la Secretaría de Hacienda, netos del porcentaje que se transfiere a los Municipios, el cual es del 20 por ciento.

Esto significa que para el próximo año, el tope de endeudamiento para nuestro estado sería de unos dos mil 169 millones de pesos, considerando los ingresos reportados para 2016, cifra bastante modesta en comparación a los más de 14 mil millones de pesos que colocaran durante este año 2017, ya que previendo la puesta en marcha de este “semáforo” de la deuda, se adelantaron para poner toda la carne en el asador y se sirvieron con la cuchara grande, solicitando al Congreso Local contratar más deuda antes de que fuera legalmente imposible.

Con relación a la nota del Tesorero del Estado, donde se adorna señalando que los indicadores de la deuda en Nuevo León, han mejorado durante esta administración, ya que de representar más del 140 por ciento de los ingresos de libre disposición en 2015, pasaron a representar el 117 por ciento en 2016, es necesario aclararle, primero, que esta mejoría NO se debe a que se haya reducido la deuda del Estado, la cual de hecho ha crecido, principalmente vía la deuda del Instituto de Control Vehicular, la cual ha pasado de tres mil millones de pesos al arranque de esta administración, a cinco mil 262 millones de pesos al cierre del 2016, lo que equivale a un aumento del 75 por ciento de esta deuda gubernamental.

Sin embargo, la buena noticia es que los Ingresos de libre disposición del Gobierno del Estado han crecido MÁS que la deuda, lo que resulta en un indicador de endeudamiento relativamente menor, PERO, es importante señalar que la mayor parte de los mayores ingresos (de hecho dos terceras partes) provienen de mayores Participaciones Federales, lo cual NO es ningún merito del Gobierno del Estado, ni tiene por qué ponerse medallas que no le corresponden.

El mérito de la Tesorería del Estado, en todo caso, HA SIDO SUBIR IMPUESTOS Y DERECHOS, en unos dos mil 900 millones de pesos, por lo que la mejora RELATIVA del cociente de DEUDA/INGRESOS, se ha dado, primero, a pesar de la mayor deuda, y segundo, gracias a que ahora pagamos más derechos e impuestos, tanto a nivel Federal, como Estatal, gran logro, pero a costillas de los ciudadanos.

Finalmente, un mensaje de alerta, la clasificación de deuda se compone de TRES indicadores, donde uno de ellos se refiere al cociente del servicio de la deuda de corto plazo, más las obligaciones de pago, con relación a los Ingresos totales, el cual NL lo reporta en 8.5 pero de llegar a 12, pasaríamos de nivel de “Observación” a endeudamiento “Elevado” y no podríamos contratar más deuda.

Estos 3.5 puntos equivalen a compromisos de pago de corto plazo de solo unos mil 500 millones de pesos más al año, y con el ritmo de duda que traen, no sería difícil que pasaran a farol “ROJO” para el próximo año. Cuidado.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzaspúblicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.