¿Para qué adoptar Normas Internacionales de Información Financiera en mi empresa?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Para qué adoptar Normas Internacionales de Información Financiera en mi empresa?

COMPARTIR

···

¿Para qué adoptar Normas Internacionales de Información Financiera en mi empresa?

La posibilidad que tienen las empresas de migrar a las IFRS representa una oportunidad única que las podría catapultar para convertirse en empresas globales.

Opinión MTY CAPITALIZANDO EXPERIENCIAS Juan Gerardo Pérez Lara
11/05/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block

La adopción de las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS, por sus siglas en inglés) como nuevo marco de información financiera en la preparación y emisión de estados financieros es una alternativa que debe ser analizada y evaluada por los órganos de gobierno de las empresas privadas que NO cotizan en la Bolsa de Valores o que pretenden acceder a nuevas fuentes de financiamiento bajo esquemas más competitivos que los otorgados por el sistema bancario en general.

La decisión de adoptar las IFRS representa un compromiso de las empresas para establecer un adecuado control interno para la emisión de información financiera con los más altos estándares internacionales de calidad, y con ello mejorar de manera inmediata las evaluaciones crediticias en el sistema bancario y eventualmente la posible incursión en los mercados de valores, donde se incrementan las alternativas de financiamiento.

Para ello se debe establecer oportunamente un comité de transición integrado no solo por los representantes del área Financiera, sino también por las áreas de Legal-Fiscal, Comercial y de Operación, entre otras relevantes de las empresas, así como por los asesores expertos independientes.

De esta forma, en una primera fase se llevará a cabo un diagnóstico de las principales diferencias en valuación, presentación y revelación entre el marco financiero actualmente en vigor, Normas de Información Financiera (NIF) mexicanas y las IFRS.

En una segunda fase, se llevará a cabo la cuantificación de los efectos de los ajustes contables de conversión y de posibles errores identificados en la aplicación anterior de las NIF para arribar al balance inicial de transición y balances comparativos, así como las revelaciones correspondientes de conformidad con IFRS.

Una vez aplicado el criterio de “borrón y cuenta nueva” resultante de estas dos primeras fases, el comité de transición debe mantener estricto apego en la aplicación subsecuente de las IFRS, por lo que en una tercera fase, deberá asegurarse del diseño y adaptación de los procesos de control interno necesarios (incluyendo los sistemas de información) para preparar, evaluar y emitir información financiera de manera consistente y periódica.

Se debe destacar que en este proceso de adopción, uno de los principales cambios que han brindado una mejora sustancial en la estructura patrimonial de los accionistas consiste en la revaluación de los activos fijos de las empresas, determinada mediante técnicas de valuación comúnmente aceptadas en la práctica financiera, como son la proyección de flujos descontados, múltiplos de empresas comparables, etc., cuyos efectos generalmente derivan en el incremento en el patrimonio de las empresas a través del reconocimiento de una cuenta de superávit por revaluación y que, con base en ciertas circunstancias, podría ser susceptible de capitalización posterior.

Desde luego, no todas son buenas noticias, también se debe estar consciente que las IFRS requieren, entre otras, de mayores niveles de divulgación sobre políticas contables, juicios y estimaciones críticas, administración de riesgos, así como la aplicación de modelos estrictos para la identificación y reconocimiento del deterioro de activos financieros y no financieros.

Sin duda, la posibilidad que tienen las empresas privadas de migrar a las IFRS representa una oportunidad única que las podría catapultar para convertirse en empresas de calidad internacional con las mejores prácticas corporativas internacionales.

El autor es Socio de GPL Consultores, S. C.

Opine usted: gerardo.perez@gplconsultores.com.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.