Monterrey

Panadería artesanal, el regreso al origen

Boule Boulangerie es un negocio ubicado en el corazón de Monterrey.
Daniel Anguiano
danguiano@elfinanciero.com.mx
04 diciembre 2017 11:2 Última actualización 04 diciembre 2017 11:2
Delicia.  La pandería es una de las actividades que más sacrifica  el valor nutricional.

Delicia. La pandería es una de las actividades que más sacrifica el valor nutricional.

El auge de la panadería artesanal en la ciudad responde a una sola premisa: la vuelta a los orígenes de la alimentación, explicó Cynthia Jaubert, propietaria de la panadería Boule Boulangerie, establecida en el centro de Monterrey, quien pone sobre la mesa una oferta de panadería que busca aportar mejores y más sanos productos a los consumidores regiomontanos.

Cynthia, comentó que todo empezó porque hoy en día existe una satanización del pan, algo que contrasta con siglos en los que este producto, elaborado principalmente con base en el trigo y otros granos, era la base de la alimentación y propició el desarrollo de grandes civilizaciones.

“Todo va de la mano con la elección de los ingredientes, el pan comercial usa harinas refinadas que normalmente carecen de nutrientes, nosotros buscamos que esto sea diferente, por lo cual recurrimos a la forma más natural de los granos”, dijo.

Mencionó que aunque mediante el uso de harinas no comerciales busca desarrollar una panadería cercana a lo básico, a la esencia artesanal de este producto, el proceso que realiza cuenta con un respaldo científico.

“Cuando yo empecé a hacer pan estaba en auge el tema del gluten como elemento satánico en contra de la humanidad. Pero volteas a ver a los europeos y no están tontos, no están llenos de granos, no están enfermos y el pan es parte fundamental de su dieta, entonces tiene que ver con los procesos que utilizan en su elaboración”.

Cynthia inició a hornear pan desde que tenía 17 años, sin embargo no fue hasta hace aproximadamente cinco años cuando se concentró en esta actividad y comenzó a venderlo en los mercados populares, de ahí pasó a los mercados de productores locales o artesanales y hoy dirige Boule Boulangerie.

Y desde esa época sus clientes desarrollaron una fidelidad hacia sus productos, añadió, pues hoy que se encuentra al frente de Boule Boulangerie, ubicada en el corazón del Barrio Antiguo: sobre la calle Morelos, muchos de ellos acuden regularmente a comprar pan.

Aunque actualmente entre sus clientes también figuran restaurantes y cafeterías, como +Café de la librería Gandhi o Nakú Orgánico.

Por otro lado, señaló que en la panadería es una de las actividades productivas en las que en función de la productividad se sacrifica mucho del valor nutricional de los ingredientes.

“Aquí han venido proveedores a ofrecer mejorantes que para incrementar el volumen de producción y que se vea bonito y venderlo al mismo precio, pero les digo que no. Que los ingredientes que usamos son lo más naturales posibles”.

“La parte en la que más me he enfocado es en generar la confianza y la credibilidad del otro. Tiene que ver con mi compromiso con hacer un pan saludable y eso es lo más valioso para mí”, indicó.