Monterrey

Otro gasoducto, ahora Nuevo León

OPINIÓN. Aunque no se ha ventilado por donde pudiera ser la entrada a México de este nuevo gasoducto, es muy probable que sea por Nuevo Laredo, en Tamaulipas, o Colombia, en Nuevo León.
APUNTES

DAVID
DORANTES
09 febrero 2016 9:39 Última actualización 09 febrero 2016 9:51
Etiquetas
David Dorantes

David Dorantes

La empresa Howard Energy Partners (HEP) acaba de anunciar que invertirá cerca de 500 millones de dólares para la construcción de un sistema de terminales y ductos de 460 kilómetros para llevar diferentes tipos de combustibles desde Corpus Christi, en Texas, hasta Santa Catarina, en Nuevo León; un proyecto privado denominado “Dos Águilas”, y que sería el primero en su tipo gracias a la apertura de la Reforma Energética mexicana.

Aunque no se ha ventilado por donde pudiera ser la entrada a México de este nuevo gasoducto, es muy probable que sea por Nuevo Laredo, en Tamaulipas, o Colombia, en Nuevo León, esto sería porque HEP ya cuenta con presencia en Laredo, Texas, particularmente en el Condado de Webb, donde tienen y operan aproximadamente 200 mil pies cúbicos por día, en su planta de procesamiento criogénico.

La empresa con sede en San Antonio, Texas, fue fundada en junio de 2011 pero se ha hecho de profesionales reconocidos en el sector energético, lo que le ha valido elevar rápidamente su prestigio dentro de la industria; con activos en la región de Marcellus en Pennsylvania y, desde luego, en la región de Eagle Ford Shale en el sur texano donde posee y opera más de 800 kilómetros de tuberías. Es decir, el nuevo gasoducto tiene una garantía respaldada.

Más allá del hecho noticioso que la firma texana moverá 72 mil barriles diarios de productos refinados como naftas, diésel de bajo azufre y combustibles de aviones, entre otros hidrocarburos, para su punto de salida en Santa Catarina, Nuevo León, resulta una nueva alternativa para el poliducto que actualmente tiene Petróleos Mexicanos (PEMEX) que transporta gasolina Premium y diésel desde Brownsville en Texas, a Matamoros en Tamaulipas. Esta oportunidad se cristalizará el primer trimestre de este año, tras la Temporada Abierta para reservar capacidad (de transporte) de empresas interesadas, tanto en el ducto del lado de Estados Unidos, como en el lado de México. El proyecto podría estar en servicio en el primer trimestre de 2018. Sin duda, es una nueva y buena noticia para los neoloneses que seguramente tendrá un impacto competitivo en el consumidor.

Sin embargo, aquí merece una reflexión que es un reto tanto para las instituciones educativas, como para el sector industrial privado. El Plan Quinquenal presentado por la Secretaría de Energía establece la ampliación de la Red Nacional de Gasoductos, misma que se antojaba agresiva y ambiciosa, pero que a la postre de tan sólo dos meses después de aquella presentación realizada por Pedro Joaquín Coldwell está dejando por asentado que sí será una realidad.

¿Tenemos los suficientes soldadores profesionales para tal magnitud de construcciones? Sabemos que este reto lo ha asumido tanto la Universidad Autónoma de Tamaulipas, como la red de Universidades Tecnológicas del país. Muy bien, lo que también hay que considerar que todos esos soldadores profesionales, certificados para este tipo de proyectos, después de cinco años deberán buscar una nueva evolución dentro del sector industrial privado, o bien, capacitarlos para convertirlos en microempresarios. ¿Usted qué opina?

* El autor es consultor en comunicación política en la frontera norte de Tamaulipas.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.