Monterrey

Otra vez cuestionando el cambio climático

OPINIÓN. Desde que andaba en campaña el Señor Trump, mencionó en más de una ocasión que eso del cambio climático, así en forma despectiva, era un “cuento chino”, y por lo tanto no creía que esto fuera cierto.
ECOLOGÍA SOCIAL
​Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
02 junio 2017 9:49 Última actualización 02 junio 2017 10:0
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Aunque se busque no considerarlo, Donald Trump sigue siendo un personaje controversial, y ahora con el tema del Acuerdo de París sobre Cambio Climático. Estoy claro que no soy ni el primero ni el último en hablar de este tema pero quiero aportar “mi grano de arena”.

Desde que andaba en campaña el Señor Trump, mencionó en más de una ocasión que eso del cambio climático, así en forma despectiva, era un “cuento chino”, y por lo tanto no creía que esto fuera cierto. En su momento diversas organizaciones científicas dentro de Estados Unidos dieron la voz de alarma ante tal posicionamiento; primero por considerarlo poco serio, y además por estar cuestionando el gran número de investigaciones científicas que demuestran de manera clara y evidente el cambio climático a nivel global.

Si hacemos algo de historia, basta recordar al insigne científico mexicano Mario Molina quien por su investigación sobre el agujero de la capa de ozono, le valió para recibir el Premio Nobel en 1995, investigación que había iniciado muchos años, antes ya se mencionaba sobre los riesgos de un posible cambio climático, situación que actualmente ya se está dando. Esto significa entonces que desde ya hace por lo menos 30 años se mencionaba esta situación dentro del ámbito científico, y que vino siendo corroborada por otras tantas investigaciones estrictamente científicas de diversas nacionalidades, pidiendo desde entonces se tomara en cuenta por los gobiernos y hacer algo al respecto.

Así después de un largo tiempo, el mundo en general empezó a tomar cartas en el asunto que cristalizó finalmente en el ya mencionado Acuerdo de París.

Todo esto lo menciono no solamente por hacer historia, sino para ver que este tema está ya siendo considerado a escala mundial de manera seria, tanto por los científicos como por los políticos.

Y a pesar de este cúmulo de evidencias científicas y de la participación de muchos países incluidos los participantes del G7, los más ricos del mundo, ahora llega un personaje que considera que este fenómeno climático no es cierto, y que según sus últimas declaraciones “va a pensar” y decidir posteriormente la participación de Estados Unidos.

Estoy claro que esta forma de pensar es tanto de él mismo como de un grupo de personas, que además de ser escépticos están pensando lo que implica en términos económicos para sus propios intereses y para quienes los apoyan.

Es difícil entender cómo a estas alturas del siglo XXI, con todos los avances tecnológicos alcanzados, todavía haya personas con una mentalidad oscurantista que no toman en cuenta los avances alcanzados que permiten entender claramente la situación que vive el mundo en materia ecológica y sustentable; y que además tienen un inmenso poder político y económico.

El Señor Trump es solamente la cabeza visible de intereses económicos que pretenden seguir ganando dinero en el presente a costa del mundo, y sin preocuparse en el mañana; esto es la antítesis de la sustentabilidad.

Seguiremos platicando …
Blog:http://ecologiasocial.com.mx/

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.