Otoño del sistema
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Otoño del sistema

COMPARTIR

···

Otoño del sistema

La marcha del domingo me deja sentimientos encontrados: por un lado, siempre festejaré cualquier forma de organización de la ciudadanía para tomar la voz pública, pero por el otro lado es el tortuguismo de la justicia que impera.

Opinión MTY La Propia Política Sara Lozano
03/10/2018
Placeholder block
La Propia Política Sara Lozano Fuente: Cortesía

No me sientan bien las noticias de esta semana, una vorágine de encabezados con malos presagios, cuestionamientos, augurios de terror y violencia en Nuevo León, y creo que en todo México. Las excepciones son el arranque de la Semana por los Derechos Humanos, San Pedro Fest.

La marcha del domingo me deja sentimientos encontrados: por un lado, siempre festejaré cualquier forma de organización de la ciudadanía para tomar la voz pública, pero por el otro lado es el tortuguismo de la justicia que impera. Y viene a la par con un caso similar en Chicago, allá sí, la fuerza pública y la empresa privada no tardaron en condenar la violencia en el discurso y sancionar al culpable de inmediato. ¿Y la saña con la que una pareja apalea a un vendedor ambulante? Afortunadamente llegó a redes.

Esta semana me deja con la sensación que aquí, cualquiera con algo de influencia puede destrozarle la vida a otra persona sin que el sistema de gobierno, el de justicia, le proteja. Eso de que la justicia es expedita se siente como una burla difundida en los libros de textos gratuitos.

Y en materia electoral, donde lo expedito se aplica con más premura, me preocupan las idas y venidas de los resultados electorales en el país. ¡Hay quien cree que los asuntos de Monterrey y Guadalupe ya están resueltos! Y no, aún faltan dos instancias del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación: la resolución de Sala Monterrey y, eventualmente, la de Sala Superior. Además de otros 25 municipios de NL.

No me sienta bien la literatura que esto provoca en la ciudadanía, hay afirmaciones a favor de los azules o a favor de los rojos, o de uno y uno, y hasta al morado lo andan bajando del caballo. Y resulte lo que resulte, la mayoría va a creer que una mano negra lo movió todo. Y eso a nadie le conviene, no para el sistema democrático y participativo que queremos construir.

El sistema es complejo y las leyes tienen lagunas mayúsculas para la discrecionalidad, lo que lo complica más. ¿Qué explicar a la ciudadanía general, la que no está habituada a la cadena de procedimientos legales y administrativos que gobiernan a la función pública?

Esta semana me resulta fácil adivinar la coraza en cada persona que quiere una mejor sociedad, la esperanza apagada, la confianza perdida. Tal vez es el otoño el que no me sienta bien, cuando acecha el solsticio de invierno, esa última muerte de la semilla que trae la promesa de una primavera.

La autora es Consejera Electoral en el estado de NuevoLeón y promotora del cambio cultural a través de la Educación Cívica y la Participación Ciudadana.

Opine usted: loalsara@yahoo.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.