Monterrey

Observaciones a los proyectos de Ley de
Ingresos y Ley de Egresos de NL para 2017

OPINIÓN. Habrá requerimientos financieros en 2017 del orden de los 11 mil 297.8 millones de pesos, cifra simplemente inadmisible.
COMENTARIO ECONÓMICO

MARCO A. PÉREZ VALTIER
​mperezv@perezgongora.com
14 diciembre 2016 10:9 Última actualización 14 diciembre 2016 10:19
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Para empezar, la propuesta del Ejecutivo Estatal rompe con la máxima
de que ambos documentos deben empatar, es decir, la cantidad de Gasto a erogar, debe ser igual a la cantidad de Ingresos a percibir.

Esto es así, porque si el gasto que se proponen ejercer, supera a los ingresos propios a percibir, es decir, si va a haber un Déficit, entonces en la Ley de Ingresos, en el apartado de Ingresos por financiamientos, se debe contemplar que se contratará más deuda pública neta, para financiar el déficit y empatar así el ejercicio Ingreso- Gasto.

El asunto es que el paquete que entrega el Ejecutivo Estatal al Congreso Local, contempla ingresos totales (incluyendo colocación de nueva deuda) por 86 mil 533.7 millones de pesos, mientras que el proyecto de Gasto señala que se gastarán 88 mil 901 millones de pesos, es decir, 2 mil 376.2 millones de pesos MÁS, que el total de Ingresos esperados.

Más aún, la redacción del Artículo 7 del proyecto de Ley de Egresos
para 2017, raya en la ignorancia, al señalar que esta cantidad de 2 mil
367.2 millones de pesos, representa el “Déficit Público Presupuestario”,
pasando por alto que en la Ley de Ingresos ya incluyen 3 mil 887 millones de ingresos por “Financiamientos” y además un nuevo e ingenioso concepto de Ingreso que rompe con toda ortodoxia contable, denominado “Ingresos por Revolvencia de Corto Plazo”, (cualquier cosa que esto signifique) que según esto les aportará 2 mil 241.1 millones de pesos para gastar, que en español liso y llano solo puede representar MÁS DEUDA, pretendiendo burlar o engañar a los Legisladores locales.

Es decir, el Déficit IMPLÍCITO que contiene el Paquete económico presentado al Congreso, alcanza la friolera de los 8 mil 495.3 millones de pesos, que fácilmente podemos considerar que en realidad será incluso superior a esa cifra, esto si consideramos que dentro de la Ley de Ingresos siempre se contempla un rubro de “Edefas” (excedentes financieros del año anterior), que no es otra cosa más que el saldo en Caja y Bancos con el que la Tesorería cierra el año, y que se estima en 2 mil 802.5 millones de pesos, y se incluye como “Ingreso” para el siguiente año, y también se considera como “disponible” para gastar.

Bueno, el punto aquí es que la mayor parte de este dinero, por no decir
que todo, NO SE PUEDE GASTAR, ya que NO ESTÁ DISPONIBLE pues se integra principalmente por las RESERVAS que constituyen los Fideicomisos de pago de la Deuda, como garantía adicional de pago, por lo que NO SE PUEDE disponer de estos recursos.

El corolario, entonces, es que habrá requerimientos financieros en 2017 del orden de los 11 mil 297.8 millones de pesos, cifra simplemente
INADMISIBLE, más si consideramos que los ingresos propios del estado han crecido de manera importante durante 2016 y que de acuerdo a la versión oficial, SE HA REDUCIDO EL GASTO, por lo que las cosas simplemente NO CHECAN.

Los señores y señoras Diputados tienen la palabra.

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

placeholder
Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.