Monterrey

Obra pública se queda corta en sexenio de Rodrigo Medina

Obras de infraestructura, como la Línea 3 del Metro y el Acueducto Monterrey VI que el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz anunció durante su último informe de gobierno quedarán a deber, aseguran partidos políticos en el estado.
Juan Antonio Lara
30 septiembre 2015 22:3 Última actualización 01 octubre 2015 5:0
Metro MTY. (Félix Vásquez)

La Línea 3 sufrió retrasos y sobrecostos y Monterrey VI está a punto de ser cancelado. (Félix Vásquez)

MONTERREY.- Aunque el Gobernador Rodrigo Medina de la Cruz señaló en su Sexto y último Informe de Gobierno que durante su sexenio invirtió 54 mil millones de pesos en obra pública, 60 por ciento más que en el sexenio anterior, los partidos de oposición le recriminan que quedará a deber.

La Línea 3 del Metro y el proyecto de Monterrey VI, que serían las dos principales obras de su mandato, han sido criticadas por su mala planeación y sobrecostos.

La primera se encuentra detenida por falta de recursos, mientras que el acueducto que traería agua del Río Pánuco a Monterey está a punto de ser cancelado debido a su alto costo e impacto ecológico.

“En cuanto a obra pública, su gobierno quedará mucho a deber, pues prometió mucho, gasto más y poco resultado se ha obtenido”, dijo Marcelo Martínez, diputado local del PAN durante el Sexto Informe de Medina.

Expresó que la Línea Tres del Metro es una obra que ya debería estar en funcionamiento y los regiomontanos tendrán que esperar hasta el 2017 para verla concluida.

“Esta obra inicialmente se había presupuestado en 5 mil 692 millones de pesos, sin embargo ante los retrasos en la ejecución y demás situaciones, ahora se presupuesta en 8 mil 39 millones de pesos, es decir un 41 por ciento arriba de lo proyectado”, indicó el diputado panista.

Comentó que la falta de cabildeo de Medina con el gobierno federal hace que el Presidente Enrique Peña Nieto rompa un compromiso más de su campaña, pues prometió como candidato del PRI financiar esta obra y no se han presupuestado y menos enviado los recursos para esta obra.

“Esta obra, de ser el ancla de su administración, la obra insignia, pasará a ser la obra de la ignominia, la obra interminable que ha generado más problemas que beneficios”, indicó Martínez.

A su vez, el diputado Samuel García, coordinador de la fracción legislativa de Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado, dijo que no están satisfechos con la obra pública de Medina.

“No estamos satisfechos porque Metrorrey requiere 3 mil millones de pesos para dar mantenimiento a las descuidadas Líneas 1 y 2. Al mismo tiempo, la Línea 3 ya aumentó su costo de construcción un 41 por ciento. Además nos dejan sin vagones”, indicó García.

DETALLES EN LA OBRAS

Otra de las obras que presume el Gobernador saliente es la Ecovía, ya que dijo reduciría el caos vial y los tiempos de traslado.

“La Ecovía es una obra que ha provocado el dolor de cabeza de los usuarios, quienes se ven obligados a viajar varios kilómetros antes de poder tomar las unidades de la ruta mencionada, ya que les retiraron las rutas en las que antes se podían trasladar de su casa al trabajo o a la escuela”, criticó Martínez.

Aseguró que “el usuario utiliza en promedio una hora más de su tiempo y un sobre costo por la necedad de un proyecto que inicio sin pies ni cabeza y que hoy no tiene la cantidad de unidades que fueron prometidos”.

Esta obra tuvo un sobre costo del 19 por ciento y desde su inicio ha presentado fallas en su operación, como las que registran las máquinas expendedoras de tarjetas de prepago.

El Par Vial constituye otra de las principales obras del sexenio de Medina, por la que transitan diariamente cerca de 400 mil vehículos.

Sin embargo, esta obra tampoco se salvó de críticas por parte de los partidos de oposición.

“Otra obra que se ha ejecutado de manera deficiente es el tan presumido Par Vial, obra que no tiene las señalizaciones adecuadas, a la menor lluvia se inunda, donde carriles desaparecen de un momento a otro y las gazas están pesimamente hechas”, indicó Martínez.

En cuanto a Monterrey VI, mediante el cual se pretende traer agua del Río Pánuco a la Presa Cerro Prieto para abastecer al área metropolitana, tanto partidos de oposición como organismos empresariales y ciudadanos se han opuesto a este proyecto que está a punto de ser cancelado.

Esta obra presupuestada inicialmente en 17 mil millones de pesos, ahora tiene un costo superior a los 47 mil millones de pesos.

“Ahora existe la promesa de nuestro próximo Gobernador de que será cancelada, esperemos que así ocurra, para prevenir lo que para todos los ciudadanos que están fuera de su esfera cercana es, el robo del siglo”, expresa Martínez.

El proyecto fue criticado también por el coordinador de los diputados de Movimiento Ciudadano en el Congreso local, quien señaló que se intentó sacar esta obra sin dar audiencia a la ciudadanía y sin contar con el respaldo social.

Agregó que esta obra pretendía endeudar al estado por 27 años y “le asignaba el proyecto a empresas muy cuestionadas como Grupo Higa”.