Monterrey

Oblivious

Opinión. "Oblivious" significa algo así como “no estar al tanto o no estar preocupado acerca de lo que está sucediendo alrededor de uno”.
WIKI-LÍTICO

MIGUEL MORENO TRIPP
​lectores@elfinanciero.com.mx
28 noviembre 2016 12:51 Última actualización 28 noviembre 2016 12:58
Miguel Moreno Tripp

Miguel Moreno Tripp

De acuerdo al Real Diccionario de la Academia del iOS (v. 10.1.1 hay que estar actualizado), “oblivious” significa algo así como “no estar al tanto o no estar preocupado acerca de lo que está sucediendo
alrededor de uno”.

Banco de México, al igual que la gran mayoría de los economistas que tratan de hacer proyecciones sobre la economía mexicana, redujeron la proyección del crecimiento de México, aunque ¿quién le entra a predecir que va a hacer realmente Trump?). Para algunos, incluso esas proyecciones todavía en terreno positivo, pudieran estar en el terreno
de lo alegre.

La Secretaria de Hacienda y Crédito Público, no opina igual. Hasta el momento de escribir esta columna, cree, ilusamente para muchos –incluyéndome-, que seguirá el panorama como hasta ahora y que se cumplirán las proyecciones macroeconómicas que venían de un escenario pre-Trump.

¿Para prueba un botón? Los medios de comunicación han reportado al menos dos casos: Ford y Carrier, a quienes la entrante administración americana ha convencido de no trasladar su producción a México.
Apodaca no la va a recibir con los brazos abiertos, no porque no quisiera, sino porque todo indica que no va a llegar.

Las proyecciones de crecimiento para 2017 se han reducido como por ejemplo lo hizo el FMI hace una semana. Proyecta un 2.1 por ciento tanto para el 2016 como para el 2017 y hace estos comentarios:
“Aunque a un ritmo más lento -el país tendrá que navegar por un entorno externo incierto y complejo, con elevados riesgos de proteccionismo y una mayor volatilidad de los mercados financieros
mundiales”. Hacienda considera que sigue todo igual.

Otro signo de los nuevos tiempos son las proyecciones del tipo de
cambio. En un reporte comentamos que “México es fuertemente influenciado por factores externos como una mayor incertidumbre por parte de las acciones proteccionistas del nuevo gobierno de Estados
Unidos y su retirada del TransPacific Partnership (TPP); el referéndum italiano, así como el fortalecimiento de los partidos de extrema derecha y los bajos precios del petróleo que van a presionar el tipo de cambio al alza. No hay un consenso entre los analistas: sus proyecciones oscilan entre los 20.50 y 23.00 pesos por dólar para finales del 2016 y un amplio rango entre 19.50 y 25.00 para finales del 2017. El escenario de tipo de cambio de 19.50 considera incrementos de tasas, alza en los precios del petróleo y una subida en el riesgo político en Estados
Unidos”.

Estos comentarios están basados en proyecciones de fuentes consideradas confiables. Pretender tapar el sol con un dedo, no está bien aún y cuando el Gobierno pretendiera mandar una señal
tranquilizante. No está bien. No solo hay que estar atento, aunque tampoco se trata de preocuparse, hay que ocuparse.

* El autor es Doctor en Finanzas de la Universidad de Tulane; tiene Maestría en Alta Dirección de Empresas del IPADE. Es Director del programa OneMBA y tiene un Despacho asociado con Crowe Horwath de asesoría en Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.