Monterrey

Inversión en capital humano

OPINIÓN. La capacitación continua es una responsabilidad de todos No podemos conformarnos con un nivel mínimo de educación si queremos incrementar el ritmo al que crece nuestra economía.
CUESTIÓN
PÚBLICA

RODOLFO
GÓMEZ
ACOSTA
12 mayo 2016 9:28 Última actualización 12 mayo 2016 9:31
Rodolfo  Gómez Acosta

Rodolfo Gómez Acosta

Una de las principales características de los países desarrollados es su elevado nivel de capital humano. Los gobiernos de estas naciones destinan una gran parte de su presupuesto al sistema educativo. Esta inversión pública está acompañada de la inversión que realiza el sector privado para mantener capacitados y en continuo proceso de aprendizaje a los colaboradores de sus organizaciones. La evolución y transmisión del conocimiento es parte fundamental para elevar la productividad en los países.

En los últimos años nuestra nación ha incrementado su nivel de capital humano, sin embargo aún queda mucho por hacer. Para alcanzar el nivel de productividad que actualmente tienen los países más desarrollados es indispensable contar con personas capacitadas, que no solo adquieran el conocimiento sino que sean capaces de producirlo.
Esta es una tarea que compete tanto al gobierno como a las empresas.
Hoy en día el sector privado necesita que la población tenga conocimiento de áreas muy particulares, lo cual será posible alcanzar si las empresas contribuyen con los recursos necesarios para que sus trabajadores adquieran este tipo de educación.

El gobierno, a través de su sistema educativo, siembra las bases necesarias para desarrollar habilidades y fomentar la transmisión del conocimiento, pero es a través de la capacitación continua que las personas incrementan su productividad. El conocimiento no es estático, evoluciona día con día, y como país queremos formar parte de esta evolución. La educación y capacitación de nuestra población es la mejor forma de fomentar el crecimiento y desarrollo económico de México.

En los últimos años el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por impulsar la economía de nuestro país, por lo cual ha gestionado una serie de reformas estructurales que pretenden reactivar sectores claves. La reforma educativa, energética, de telecomunicaciones, de competencia económica y laboral son algunas de las 11 reformas impulsadas por este Gobierno. La implementación de cada una de ellas requiere que la población no solo sepa en qué consisten, sino que tengan el conocimiento y desarrollen las habilidades para poder aprovechar las nuevas oportunidades que estas reformas traen consigo. Esta es una tarea que deben llevar a cabo conjuntamente el sector público, el sector privado y la población.

La capacitación continua es una responsabilidad de todos No podemos conformarnos con un nivel mínimo de educación si queremos incrementar el ritmo al que crece nuestra economía. Los recursos económicos aplicados a desarrollar y transmitir el conocimiento son una inversión que se verá reflejada en el incremento en la productividad de nuestro país.

* El autor es abogado por la Facultad Libre de Derecho de Monterrey y Maestro en Derecho Financiero Internacional por Boston University. Su carrera profesional se ha enfocado al ámbito financiero y legal, ocupando puestos en diferentes entidades públicas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.