Monterrey

Nuevos horizontes

OPINIÓN. Aunque suene obvio, ambos, empresa y gobiernos existen por y para el beneficio de dicha sociedad, su objetivo es el mismo y cada quien con claras actividades y responsabilidades para el bienestar y mejora de esa sociedad.
ECOLOGÍA SOCIAL
Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
10 marzo 2017 9:30 Última actualización 10 marzo 2017 9:30
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Sin que se diga de manera explícita, la empresa ha venido a convertirse en una entidad que tiene una mayor participación social; siendo, junto con el gobierno la responsable también del movimiento y desarrollo de la sociedad.

Es cada vez más evidente la actuación de las empresas en la forma en que se desenvuelve la sociedad, algo que anteriormente era considerado como una responsabilidad exclusiva del gobierno, y que las empresas se dedicaran únicamente a la producción de bienes y servicios, generar empleo y finalmente obtener riqueza.

Puede decirse metafóricamente que así como una gota de agua constante puede llegar a partir una roca, se ha venido a romper ese paradigma heredado de al menos 200 años, en el cual la empresa servía únicamente a los intereses y propósitos de sus dueños.

A manera de repaso, podemos ver que al menos en los pasados 10 y seis años que lleva el actual milenio, gracias a la intensa actividad que han venido diversas organizaciones en el mundo, el concepto de responsabilidad social ya no suena como algo raro, y de ser considerado solamente de manera inicial para las grandes empresas, ya se encuentra también entrando en las llamadas Pymes.

Pero no solamente se encuentra ya presente esta responsabilidad en el mundo de los negocios, ahora ya es una realidad también la responsabilidad ecológica en lo que se conoce como la sustentabilidad.

En los objetivos de Desarrollo Sustentable establecidos en el 2015, se delinea claramente el papel activo que tienen y tendrán las empresas para su consecución.

De alguna manera, aunque pueda sonar exagerado, nos encontramos en el umbral de una nueva era donde se reasignan los papeles que tienen las empresas y los gobiernos, teniendo ahora que trabajar en conjunto, buscando el que se manejen de manera colaborativa para el beneficio de toda la sociedad.

Aunque suene obvio, ambos, empresa y gobiernos existen por y para el beneficio de dicha sociedad, su objetivo es el mismo y cada quien con claras actividades y responsabilidades para el bienestar y mejora de esa sociedad.

Todo esto es consecuencia de un reclamo social de una actuación conjunta de estas dos entidades; hasta ahora desafortunadamente hemos sido testigos de contubernios entre ellas para su propio beneficio dejando a la sociedad que pague los costos pero no los beneficios adquiridos.

Esas llamadas externalidades están empezando a dejar de serlo, para incluirse en los costos que tienen que cubrir las propias empresas y gobiernos.

Puedo sonar optimista, pero estamos apenas en el umbral como antes se mencionó de una nueva era que tiene nuevos horizontes; muy posiblemente no veamos los logros las generaciones actuales, pero en el presente si tenemos una mentalidad sustentable en todos los sentidos, las generaciones futuras podrán decir que sus ascendientes tuvieron un comportamiento sustentable. Esta es nuestra responsabilidad actual.

Seguiremos platicando…

Blog:http://ecologiasocial.com.mx/
Blog: http://atamayon.blogspot.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.