Monterrey

Nuevo León y Texas se
disputarían proyectos de inversión de EU

Sigue pendiente llegada de proveedores de la armadora Navistar a la entidad.
SONIA CORONADO
scoronado@elfinanciero.com.mx
05 enero 2017 9:3 Última actualización 05 enero 2017 9:3
A la espera

Las empresas replantearían sus proyectos de inversión de acuerdo a la política económica que Trump implante.

Nuevo León se disputaría con el Sur de Texas las potenciales inversiones de las empresas estadounidenses que buscan nuevas
localidades donde puedan reducir sus costos, pues ante el probable
impuesto del 35 por ciento que les impondría Donald Trump, arreciaría dicha competencia, dijo Samuel Peña Guzmán, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía y Trabajo (SEyT).

“Va a ser una competencia más férrea, Trump va a adoptar una política
de disminución de impuestos y otras cosas, que las empresas originarias de allá van a hacer de nuevo sus números.

“Esto es una dinámica que va a continuar, y podría llegar a no crecer al mismo ritmo, porque se inyecta cierto tipo de incertidumbre y es ahí donde las empresas dicen ‘déjame aguantar mi decisión para ver qué va a pasar’, agregó.

“A raíz de lo de Trump, vamos a tener mucha competencia con la parte del Sur de Texas, porque la zona del Río Grande Valley que va desde Eagle Pass hasta Matamoros y Brownsville, es la de menor ingreso per cápita de los Estados Unidos. Una persona de cuello blanco gana más en Nuevo León que uno en el sur de Texas, no así el personal técnico,
sigue siendo más alto en Estados Unidos, por las diferencias salariales”, dijo.

El presidente electo de Estados Unidos aplicaría el arancel a las empresas que salgan de dicho país e intenten introducir sus productos,
situación que impactaría en la llegada de IED al Estado.

Las amenazas del próximo presidente del principal socio comercial de México, ya surtieron efecto en Carrier y Ford.

La primera modificó sus planes para Nuevo León, pues anunció que su proyecto de cerrar su planta en Indiana para trasladar su producción al municipio de Santa Catarina sufriría cambios, por lo que mantendrán sus operaciones en Estados Unidos y 800 empleos operativos.

Con este movimiento, el cual iniciaría en este año, la empresa
contemplaba despedir a mil 400 empleos, pero tras una plática con Trump, decidió cancelar parcialmente el mismo.

Por su parte, la armadora automotriz Ford anunció el martes pasado la cancelación de la inversión por mil 600 millones de dólares que realizaría en San Luis Potosí, argumentando decisiones de mercado.

La inversión estadounidense acumulada de enero a septiembre del año pasado en Nuevo León fue de 882.7 millones de dólares, casi el 40 por ciento del total de flujos recibidos en ese periodo en la entidad de dos mil 238.7 millones de dólares.

Entre los proyectos pendientes que tiene el Gobierno del Estado, está la atracción de 20 proveedores de autopartes de Navistar, que buscaban reducir sus costos de producción.

“Seguimos avanzando, traemos una línea de comunicación con ellos y este año vamos a ir a visitar a algunas de ellas. Hay algunas sí están haciendo estudios de factibilidad, vamos bien ahí”, dijo el funcionario.