No son tiburones, son pececitos; tiempos de pescar
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No son tiburones, son pececitos; tiempos de pescar

COMPARTIR

···
Monterrey

No son tiburones, son pececitos; tiempos de pescar

OPINIÓN.El 2018 será un año de volatilidades pero también de grandes oportunidades, un año de elecciones presidenciales en México, un año de incertidumbres en el proceso de la renegociación del TLCAN...

ENROQUE FINANCIEROCarlos Peña carlos@openmx.online@CarlosPeaSalas1
05/01/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Estimados lectores, un gusto saludarles, estamos iniciando el año y prácticamente algunos siguen con el recalentado del día ultimo del 2017 y sé que estoy seguro que fue lleno de bondades si aprovecharon las oportunidades que se presentaron en este año viejo 2017, ahora nuestros pensamientos deben enfocarse en ir analizando y planeando el año nuevo que empieza.

El 2018 será un año de volatilidades pero también de grandes oportunidades, un año de elecciones presidenciales en México, un año de incertidumbres en el proceso de la renegociación del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) un año de políticas monetarias, año de movimientos importantes en el tipo de cambio, año de inflación, estos son los tiburones que sólo ven la mayoría de las personas, pero pocos ven los pececitos exquisitos y las bondades que se pudieran presentar durante el año.

Es inevitable ver el termómetro de las negociaciones del TLCAN, cada información que va saliendo va causando incertidumbre, en Nuevo León la empresa Kia empezó con tres turnos, ahora opera sólo un turno en la producción de autos, ya que su venta es enfocada a la exportación a Estados Unidos a dónde va el 70 por ciento y el 30 por ciento restante va al mercado de Latinoamérica; ahora la Secretaría de Economía prorrogó hasta el 2019 la importación de vehículos usados, todo indica una estrategia de comercio en donde ambos mercados están a la expectativa y un presidente de Canadá que prefiere terminar el tratado que tener una mala negociación.

Me ha tocado pasar por varias crisis económicas, ahora son desaceleraciones, realmente aprendí a poder salir adelante ante estas situaciones y confirmo que cuando todo cae, el indicador como el IPC (Índice de Precios y Cotizaciones) y sectores como ahora que están involucrados en la renegociación del TLCAN, no se ven con buen augurio y se ven afectados, es cuando me di cuenta que teniendo flujo (efectivo) o si tienen inversiones, estar en posiciones conservadoras con disponibilidad, es una de las estrategias más efectivas, ya que el tener la liquidez es cuando tienes la oportunidad de comprar barato hasta que “rebote” y aprovechar rendimientos muy interesantes y es cuando llegan las bondades en tiempo de incertidumbres económicas.

La palabra que debemos emplear en estos tiempos es la palabra ambición, que su mejor definición sería “es un sinónimo que estamos llenos de posibilidades” y si la conjugamos con la creatividad (muchas ideas y proyectos de negocios) + la Innovación (ideas realizadas) realmente llevarlas a cabo es la fórmula de la cual estoy convencido sería la clave para tener un año 2018 exitoso.

Les resumo una estrategia para tener un 2018 exitoso: 1) Tener una buena parte en liquidez para comprar barato en instrumentos de inversión, oportunidades en bienes raíces. 2) Cobertura de tipo de cambio ante la apreciación del dólar y otras monedas. 3) Crear e Innovar proyectos de negocios. 4) No caigas en un estado de confort, estos son los puntos básicos para poder pasar un año que aparenta ser complicado.

Aprovechemos estas oportunidades de pececitos que nos pueden dar más estabilidad ante tiempos que se avecinan y aprovechar las bondades propias ante ciclos de volatilidad.

Les deseo un Feliz Año 2018.

El autor es asesor en Estrategias de Inversión de Casa de Bolsa Finamex; Director de Columbus MX Asesores y autor del libro “Tu presente definirá tu futuro”.

,
Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.