Monterrey

Nuevo León avala reforma político electoral

El Congreso de Nuevo León aprobó la reforma político electoral con 32 votos a favor, en medio de protestas de militantes del PRD y PT, quienes al ingresar al recinto parlamentario rompieron varios cristales.
Juan Antonio Lara / Corresponsal
08 julio 2014 20:20 Última actualización 08 julio 2014 20:24
NL. (El Financiero)

Los inconformes con la reforma pretendieron impedir la aprobación. (El Financiero)

MONTERREY.- Esta tarde, en medio de protestas por militantes del PRD y PT, el dictamen de la Reforma Político Electoral fue aprobado en lo general por 32 diputados de Nuevo León, cuatro votos más de los que se necesitaban para sacar adelante esta iniciativa.

En el límite de la fecha fijada por el Instituto Nacional Electoral, el PAN y el PRI llegaron a un acuerdo para aprobar la Reforma Político Electoral en Nuevo León.

La aprobación de esta reforma se vio empañada por las protestas de 400 simpatizantes del PRD, del PT y del Partido Nueva Alianza, quienes quebraron una de las puertas de cristal del Congreso para impedir que se votara esta iniciativa.

El punto que logró el acuerdo entre el PRI y el PAN fue elevar la votación para la segunda curul de representación proporcional de 1.5 a 3 por ciento de la votación, como lo marca la Ley Federal.

Con 31 diputados en el recinto, a las 5:10 de la tarde inició la sesión del Pleno del Congreso, mientras afuera los simpatizantes de los partidos de izquierda y de Nueva Alianza intentaban entrar al recinto.

Alfredo Rodríguez Dávila, Coordinador del Grupo Legislativo del PAN en el Congreso, se mostró satisfecho del acuerdo para aprobar la Reforma.

“Todos hemos cedido. Creo que ha sido algo constructivo, ha sido una homologación exacta con la legislación federal”, indicó Rodríguez.
Edgar Romo, Coordinador del Grupo Legislativo del PRI, señaló, por separado, que en esta aprobación ganó Nuevo León.

Rechazó que los partidos minoritarios se verán afectados por esta reforma, ya que llegarán al Congreso los legisladores que sean votados por la ciudadanía.

La votación de esta reforma se logró gracias al acuerdo entre los partidos mayoritarios PAN y PRI, ya que los legisladores de PRD, PT y Nueva Alianza señalaron que impugnarán la votación.

El Grupo Legislativo del PAN cedió en tres de los cinco puntos en desacuerdo en torno a la Reforma Político Electoral para lograr su aprobación.

Rodríguez señaló que renunciaba a las candidaturas comunes, aumento del número de magistrados (de tres a cinco), y a las coaliciones.

Había advertido, sin embargo, que no cederían a la propuesta de aumentar de 1.5 a 3 por ciento de la votación para la segunda curul proporcional, ya que esto sería darle a un partido una representación que no se la dieron los ciudadanos.

Finalmente, en la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales, Romo propuso un cambio en el dictamen de la reforma que coincidió con la postura del PAN destrabando esta iniciativa.