Neoliberalismo vs estatismo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Neoliberalismo vs estatismo

COMPARTIR

···

Neoliberalismo vs estatismo

El estatismo es el rol del gobierno para controlar o influenciar en la economía a través de empresas paraestatales o planificación directa y mayores impuestos.

Opinión MTY Visión Económica Jesús Garza
28/06/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Jesús GarzaFuente: Cortesía

Recientemente escuchamos críticas sobre el neoliberalismo como culpable de los principales problemas de la economía nacional. Sin embargo, es importante recalcar qué es el neoliberalismo y en qué manera ha afectado a la economía nacional.

Empecemos con las bases teóricas. El neoliberalismo en la teoría económica es enfocado en la liberalización de la economía, el libre comercio internacional, la reducción de la intervención del estado en la actividad económica y la reducción de los impuestos. En contraste, el estatismo es el rol del gobierno para controlar o influenciar en la economía a través de empresas paraestatales o planificación directa y mayores impuestos.

México ha experimentado ambas. Durante la década de los 70s, el estatismo fue la política económica a seguir. Es decir, el estado implementó una estrategia de sustitución de importaciones la cual estaba dirigida a ser un país autosuficiente. El problema de este sistema es que ningún país es autosuficiente. ¿Por qué? Porque ningún país tiene las ventajas competitivas absolutas sobre los demás. Estas teorías fueron desacreditadas hace más de dos siglos por economistas clásicos como Adam Smith y David Ricardo.

Recordemos que en la década de los 70s los aparatos eléctricos mexicanos eran muy caros y de baja calidad, porque la industria nacional no tenía la tecnología necesaria para producir a menores costos y mejor calidad. Además de ello, al depender del estado, la economía nacional sufrió de gastos excesivos cuando los ingresos eran acotados, particularmente por la dependencia del precio del crudo que es volátil. El resultado de este experimento fue una hiperinflación, déficits fiscales acumulados que provocaron un aumento en la deuda nacional y por último la nacionalización de la banca para evitar fugas de capitales.

Hablemos ahora del neoliberalismo. Durante la década de los 80s se eligió un cambio de rumbo hacia una economía de mercado, comenzando con la incorporación del país al GAAT (antecesor de la OMC). Se renegoció la deuda que se contrajo en la década proteccionista y se culminó con la década de los 90s. En esta época se aplicaron medidas neoliberales. Principalmente, se firmó un tratado de libre comercio con los Estados Unidos y Canadá, además de darle la autonomía al Banco de México. Estas dos acciones transformaron a la economía de México de una dependiente del petróleo y gasto de gobierno para su crecimiento económico, hacia una manufacturera (con un mayor valor agregado) y de mercado con estabilidad macroeconómica.

A partir de esta época, el país ha experimentado una estabilidad macroeconómica que ha atraído mucha inversión y ha beneficiado al empleo formal del país. Es cierto que existen retos hacia adelante y errores cometidos en el camino. No se ha invertido en la educación y tecnología como lo han hecho otros países asiáticos. El resultado es obvio, una economía neoliberal como Corea del Sur (que era más pobre que México hace 35 años) presume que pronto superará al Reino Unido en ingreso per cápita (por su alta inversión en educación y tecnología).

Por último, el estatismo en México dejó huella. En Pemex hasta hace poco se siguen heredando plazas laborales, los sindicatos aumentan los costos de producción (provocando ineficiencias) y las paraestatales las manejan políticos y no empresarios. El mercado ya ha dado resultados positivos, por la reforma Telecom, ya tenemos más opciones de oferta, lo cual ha reducido los precios de la telefonía. Además, más del 70 por ciento de los empleos son generados por las empresas. ¿Realmente queremos regresarle al estado el manejo de la economía? Reflexionemos nuestro voto este domingo.

El autor es Director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Opine usted: jgarzagg@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.