Monterrey

Necesario modificar
leyes secundarias
para asegurar energía

El exsecretario de Energía, Fernando Elizondo Barragán afirma que la iniciativa de ley no permite ver con claridad si se logrará maximizar la derrama económica.
25 junio 2014 21:23 Última actualización 26 junio 2014 5:0
Fernando Elizondo (Cuartoscuro)

Fernando Elizondo (Cuartoscuro)

MONTERREY.- Las leyes secundarias en materia energética, necesitan ser modificadas para asegurar su abastecimiento y seguridad, dijo Fernando Elizondo Barragán, ex secretario de Energía.

“La prioridad de la reforma debería ser garantizar la suficiencia y la seguridad energética. ¿Eso se logra con la reforma?. No lo sabemos. Ahora no la tenemos”, señaló.

“Dependiendo de cómo se resuelvan esas incógnitas será posible que el Estado tenga más ingresos, más inversión privada, más empleos, más competitividad del país y más bienestar para los mexicanos”, agregó.

El ex senador impartió una conferencia en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE) de Monterrey, donde abordó las perspectivas, desafíos y consecuencias del sector energético.

Ahí dijo que los 21 artículos transitorios que actualmente se discuten en el Congreso de la Unión y el Senado, requieren cambios porque es donde está la esencia de la reforma.

“La energía es la sangre que corre por las venas del país, es un elemento vital, sin ella el país se apaga y deja de funcionar. Esta es la dimensión más trascendente y más importante. Por otro lado, la energía es un producto, posee valor económico, además de su carácter vital.

Asimismo, donde hay explotación de energía se generan actividades periféricas y una derrama económica. Y, finalmente, el impacto ambiental, pues no hay manera de producir energía sin alterar el medio ambiente”, destacó

Añadió que las leyes secundarias no permiten ver con claridad si se logrará maximizar la rentabilidad y la derrama económica de la explotación de hidrocarburos, sin afectar la sustentabilidad.

Elizondo Barragán instó a los asistentes a involucrarse en el tema energético “como forma de ejercer su ciudadanía, superando los obstáculos socioeconómicos que limitan el empoderamiento ciudadano”.