Monterrey

Necesario hacer ajustes al modelo automotriz en México

Las cadenas de suministros del sector automotriz han sufrido grandes transformaciones, haciendo que los componentes provengan de cualquier parte del mundo.
Esther hHrrera
eherrera@elfinanciero.com.mx
10 octubre 2017 11:49 Última actualización 10 octubre 2017 11:49
Situación.  Del total  de autos exportados por México, el 76 por ciento  es destinado a EU y 7 por ciento a Canadá.

Situación. Del total de autos exportados por México, el 76 por ciento es destinado a EU y 7 por ciento a Canadá.

Analistas de Monex consideran vital que la industria automotriz mexicana replantee su modelo partiendo de que México es una base exportadora global.

Señalaron que el aumentar el valor del contenido regional sin duda, es un reto importante en el corto plazo.

Dado que los costos se incrementarían al no contar aún con la capacidad ni las herramientas para realizar dichas piezas, tal y como en el 2014 que la industria sufrió una transformación, en el mediano-largo plazo los beneficios de que lleguen un mayor número de inversiones externas y se tenga mano de obra más calificada, serán claves para que nuestro país y la región de Norteamérica puedan competir con Europa, Asia y Latinoamérica.

Resaltaron que las cadenas de suministros del sector automotriz han sufrido grandes transformaciones, haciendo que los componentes provengan de cualquier parte del mundo. Esto ha originado que las empresas fabricantes de equipo original aporten cada vez una menor proporción de valor agregado al proceso de producción.
Se estima que en 1995 contribuían con 40 por ciento y actualmente sólo aportan un 25 por ciento debido a la mayor integración de los proveedores de primer y segundo nivel.

Mencionaron que los avances tecnológicos se encuentran presentes en todos los niveles de fabricación automotriz. Las nuevas generaciones exigen una mayor seguridad, un menor impacto ambiental, la inclusión de nuevas tecnologías, así como una mayor calidad e innovación en los autos que adquieren, lo que demanda constantes avances en su producción.

“Nuestro país ha buscado aprovechar las ventajas de la globalización, resaltando que nuestras fortalezas no están únicamente relacionadas con los bajos costos de mano de obra, como lo plantean los representantes de Estados Unidos, sino también por sus relaciones comerciales, su mano de obra calificada, su alta productividad, sus programas de apoyo a la actividad manufacturera, entre otros”, añadieron.

Refirieron que con el fin de revertir esta tendencia, la administración de Estados Unidos ha planteado dos posibilidades en las mesas de negociación del TLCAN. La primera es que se haga nuevamente la separación del contenido regional al nacional para que se incluyan más productos provenientes de Estados Unidos y reducir así, el déficit que tiene con el país.