Monterrey

México, contra reloj en TLCAN por elecciones presidenciales

Romero Hicks señaló que si no se llega a un acuerdo imperará la zozobra.
Sonia Coronado
scoronado@elfinanciero.com.mx
23 agosto 2017 12:40 Última actualización 23 agosto 2017 17:13
El senador, Juan Carlos Romero Hicks se reunió con miembros del Clúster Energético de Nuevo León, que preside César Cadena Cadena.

El senador, Juan Carlos Romero Hicks se reunió con miembros del Clúster Energético de Nuevo León, que preside César Cadena Cadena./Crédito

El próximo periodo elecciones en México, pone contra reloj al equipo negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para que éste quede listo antes de eso, ya que de lo contrario se generaría un ambiente de incertidumbre que podría afectar tanto a la moneda, las inversiones y el empleo, consideró Juan Carlos Romero Hicks, senador por el PAN.

“Hay distintos escenarios (...) para efectos de certeza de futuro, me gustaría que el escenario que sea es que se haya desahogado antes del cambio del Presidente de la República, independientemente de quien sea.

Evidentemente la incertidumbre trae problemas como la atracción de inversiones, generación de empleos y una devaluación de la moneda”, señaló el también aspirante a la presidencia de México.

El funcionario estuvo de visita en la ciudad donde se reunió con miembros del Clúster Energético de Nuevo León, a quienes les habló sobre los distintos escenarios que se podrían presentar con la renegociación del TLCAN.

Romero Hicks señaló que no sólo México se vería presionado sino también Estados Unidos ya que en noviembre de 2018 tendrá que renovar su Congreso.

Indicó que, a su juicio, uno de los escenarios indeseables es que en medio de una negociación del TLCAN, Andrés Manuel López Obrador, presidente de Morena llegue a ser el Presidente de México, quien abiertamente se ha posicionado en contra tanto de éste como de la Reforma Energética.

Por su parte César Cadena Cadena, presidente del Clúster Energético de Nuevo León señaló que “El TLCAN es importante pero ni siquiera es el fin del mundo; es probable que a lo mejor ni siquiera los temas de energía, por razón de agenda se incluyan en el Tratado, y en el peor de los casos, como país vamos a subsistir con o sin tratado”.