Monterrey

Más de lo mismo

OPINIÓN. El escenario macroeconómico también incluye proyecciones sobre algunas variables de Estados Unidos y la economía mundial, en las que tampoco se prevén grandes sorpresas...
OPINIÓN ACADÉMICA UANL
Cesáreo Gámez
15 septiembre 2017 10:2 Última actualización 15 septiembre 2017 10:2
Cesareo Gamez

Cesareo Gamez

Un crecimiento del PIB moderado, de entre 2 y 3 por ciento, con una inflación de 3.0 puntos y tasas de interés nominales de 7.0 puntos porcentuales, son algunos de los elementos previstos en el marco macroeconómico para el año próximo proporcionado en los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), elaborados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Los CGPE incluyen proyecciones hasta el año de 2023, en las cuales no se anticipan grandes sorpresas. De acuerdo a los cálculos oficiales, se espera que la tasa de crecimiento repunte ligeramente, hasta ubicarse entre 3.5 y 4.5 por ciento en el 2023, que la tasa de inflación permanezca estable en 3 puntos porcentuales y que las tasas de interés de referencia se reduzcan, ubicándose en 5.5 por ciento en el 20323, lo que significaría una reducción de 150 puntos base en el periodo.

En el escenario básico, se espera que tanto las importaciones de bienes y servicios como las exportaciones tendrán un incremento anual promedio de 4.5 por ciento. Se espera que para este mismo periodo, la inversión fija bruta crezca a un ritmo de 3.9 por ciento anual y que el consumo se incremente a una tasa de 3.2 puntos porcentuales.

El escenario macroeconómico también incluye proyecciones sobre algunas variables de Estados Unidos y la economía mundial, en las que tampoco se prevén grandes sorpresas. Se anticipa que el PÏB y la producción industrial de Estados Unidos crezcan alrededor de 2 por ciento en los próximos años, mientras que la inflación se mantendrá alrededor de 2.5 puntos porcentuales.

En cuanto a las variables financieras, se espera que las tasas de interés en Estados Unidos y a nivel mundial se incrementen en los próximos años. La tasa de los bonos del Tesoro a tres meses se incrementará en más de 100 puntos base, al pasar de 1.7 a 2.8 por ciento entre 2018 y 2023, mientras que la tasa internacional LIBOR crecerá de 1.8 a 2.6 por ciento en el periodo mencionado.En cuanto al precio de petróleo, se proyecta que permanecerá fluctuando cerca de los 50 dólares por barril en el periodo mencionado.

Por supuesto, el escenario contenido en los CGPE incluye riesgos, uno de los principales sería un resultado no favorable en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o de materializarse la salida de Estados Unidos del acuerdo. En este caso, los intereses de México se vean afectados y el resultado se reflejaría en una desaceleración del comercio y los flujos de inversión en sectores clave de la economía.

Otros riesgos señalados en los CGPE son que el crecimiento de la economía norteamericana sea menos a los anticipado, lo cual afectaría en ritmo de las exportaciones mexicanas al vecino país.

Un riesgo adicional es que las condiciones en los mercados financieros internacionales sean menos favorables. Este fenómeno se traduciría en condiciones más restrictivas de financiamiento para los sectores público y privado del país, y en un deterioro en la confianza de consumidores y empresas.

Además, otra posible razón de incertidumbre sería que los precios internacionales del petróleo se depriman o un bajo dinamismo de la producción de petróleo en México. Esta situación afectaría adversamente el nivel de ingresos petroleros, generando presiones a las finanzas públicas en el mediano plazo, así como a la tasa de crecimiento potencial de la economía.

CRECE INCERTIDUMBRE POLÍTICA
La incertidumbre política interna ha estado ganando terreno como uno de los factores que podría obstaculizar el crecimiento de México en el corto plazo. En la última encuesta que levanta el Banco de México entre analistas del sector privado, la incertidumbre política fue señalada por el 13 por ciento de los analistas consultados, solamente por debajo de la inseguridad pública.

A principios del presente año, ninguno de los analistas entrevistados había mencionado la incertidumbre política como un factor que pudiera afectar el crecimiento. Consideramos que, a medida que se acerque la fecha de las elecciones federales, la incertidumbre política se incrementará, pudiendo esto reflejarse en el comportamiento de la economía.

El autor es economista de la UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.