Monterrey

Manufactura de Nuevo León vive un 2016 de incertidumbre

A nivel nacional, el impulso de la actividad económica provino del mercado interno, donde resaltó el crecimiento del consumo, principalmente la compra de vehículos ligeros; lo anterior, fortalecido por una inflación contenida y la generación de empleos.
Juan Antonio Lara | jlara@elfinanciero.com.mx
30 diciembre 2016 13:2 Última actualización 30 diciembre 2016 13:2
manufactura EU

(Bloomberg)

El 2016 representó un año de incertidumbre y movimientos abruptos en las variables económicas, de acuerdo con la Cámara de la Industria de la Transformación de Nuevo León.

A través de la opinión de los socios de este organismo y de un análisis de los principales indicadores macroeconómicos del país y de Nuevo León, la Cámara presentó sus principales expectativas de cierre de 2016 y pronósticos 2017.

A nivel nacional, el impulso de la actividad económica provino del mercado interno, donde resaltó el crecimiento del consumo, principalmente la compra de vehículos ligeros; lo anterior, fortalecido por una inflación contenida y la generación de empleos.

Sin embargo, el sector exportador no mostró el mismo dinamismo, manteniéndose al margen tanto por una menor demanda externa y precios del petróleo deprimidos. En general, la Cámara estima que 2016 cerrará con un crecimiento de 2.14 por ciento del PIB, inferior a lo pronosticado de 3 por ciento al inicio de año.

En contraste, se habrán generado 635 mil empleos y la inflación apenas habrá superado el 3 por ciento.

NUEVO LEÓN
Para el Estado, cuya actividad económica depende principalmente de la industria, la incertidumbre externa y la menor demanda de productos manufacturados de Estados Unidos impactó de forma importante su desempeño.

No obstante, la activación de las inversiones locales y extranjeras en la entidad mantuvieron el ritmo de la actividad. Se espera que la actividad económica de Nuevo León cierre 2016 con una expansión del 2.3 por ciento y con una creación de empleos formales de 60 mil puestos de trabajos.

En el caso de la manufactura, se revertirá la contracción que el sector presentó hace un año, repuntando hacia una expansión del 1.5 por ciento y agregando 25 mil empleos.

El sector industrial del Estado pudo haber tenido un mejor desempeño, sin embargo, factores como la volatilidad en el tipo de cambio, la menor demanda externa, la menor inversión pública y la inseguridad, representaron obstá- culos en su desempeño.

Para 2017, el entorno a nivel nacional y estatal se complica aún más, advierte la Caintra. La incertidumbre en torno a las posibles políticas proteccionistas que Estados Unidos pueda implementar, mantendrá la volatilidad en el tipo de cambio, disminuirá el flujo de inversiones en el país, además de tener un impacto en el precio de las materias primas que repercutirá en los precios de productos finales.

A estos factores se suma un menor gasto público en todos los niveles de gobierno, que reducirá la demanda agregada de bienes y servicios. El organismo estima que en el 2017 la actividad económica continuará con la desaceleración mostrada en 2016. El crecimiento del PIB para 2017 sería del 1.62 por ciento, acompañado de la creación de 500 mil empleos, cifras menores a lo presentado este año.