Monterrey

Los riesgos de la Ley de Ingresos

Opinión.  La calificación crediticia es considerada en los
portafolios de inversión en la diversificación del riesgo, por lo que un recorte de ésta propiciaría una mayor salida de capitales.
ENTORNO MACROECONÓMICO

GABRIELA SILLER
gsiller@bancobase.com
27 octubre 2016 8:27 Última actualización 27 octubre 2016 10:32
Gabriela Siller

Gabriela Siller

La semana pasada la Cámara de Diputados aprobó la Ley de Ingresos para el 2017 modificando la expectativa del tipo de cambio de 18.20 a 18.62 pesos por dólar, así como la producción petrolera la cual incrementaron en 19 mil barriles diarios. Adicionalmente contemplaron mayores ingresos tributarios y de aprovechamiento. Con lo anterior los ingresos contemplados crecieron en 51 mil 308 millones de pesos.

Existen varios riesgos en el presupuesto. Si bien el tipo de cambio ha estado en promedio en el 2016 en 18.34 pesos por dólar, se ha observado una alta volatilidad debido a que los principales
determinantes de los movimientos han sido el proceso electoral de EU, el precio del petróleo y la normalización de tasas de la Fed. En menor medida el tipo de cambio ha reaccionado ante el deterioro de los indicadores económicos internos, en particular aquellos que ponen en riesgo la calificación crediticia de la deuda soberana.

El tipo de cambio es importante en el presupuesto por dos razones: por el petróleo que se vende en dólares y por la deuda soberana que se
paga en divisa extranjera.

Ante la caída en la probabilidad de que Trump gane las elecciones en EU, algunos analistas pronostican que el tipo cambio pueda bajar
temporalmente de 18 pesos por dólar.  Si el tipo de cambio es menor a
18.62 pesos por dólar o la producción petrolera es menor, entonces
el gobierno tendrá menos ingresos de los que estimó.

Posteriormente la ley de egresos deberá ser aprobada a más tardar el
15 de noviembre, pero puede anticiparse que al contemplar un mayor
tipo de cambio también se eleva el pronóstico de pago de servicio de
deuda que está denominada en divisa extranjera. En el 2017 se tiene
programados pagos de intereses equivalentes a 2 mil 706 millones de dólares por lo que la ley de egresos deberá tomar en cuenta también
un incremento de al menos mil 136 millones de pesos.

En términos netos al subir los ingresos en 51 mil 380 millones de pesos y los egresos en mil 136 millones se genera una expectativa de mayor holgura en la administración de las finanzas públicas, pero también un mayor riesgo de no cumplir con lo presupuestado y tener que contraer más deuda o hacer un recorte al gasto público.

Cabe destacar que en el 2017 la disciplina del gobierno será especialmente importante ya que Moody´s y Standard and Poor´s
cambiaron la perspectiva de la calificación este año de neutral a
negativa, emitiendo una señal de “vigilancia” con tendencia a reducir la calificación crediticia.

La calificación crediticia es considerada en los portafolios de inversión en la diversificación del riesgo, por lo que un recorte de ésta propiciaría
una mayor salida de capitales. A México entraron casi 300 mil millones de dólares en inversión extranjera de cartera del 2008 al 2015, por lo que el riesgo de la salida de capitales no puede minimizarse por su potencial para desestabilizar a la economía del país vía la balanza de pagos, la cual al interior tiene un déficit en la cuenta corriente financiado precisamente con esa inversión que ha entrado a México.

* La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.