Monterrey

Los restaurantes más sobresalientes de Monterrey en el 2015

Podríamos no terminar con la lista tan grande de opciones
para comer bien que tenemos en nuestra ciudad; y no nos vamos a esperar hasta que terminemos el año para citar los mejores lugares para ir a cenar.
12 marzo 2015 22:42 Última actualización 13 marzo 2015 5:0
Restaurante Monterrey. (El Financiero)

Restaurante Monterrey. (El Financiero)

MONTERREY.- Podríamos no terminar con la lista tan grande de opciones para comer bien que tenemos en nuestra ciudad; y no nos vamos a esperar hasta que terminemos el año para citar los mejores lugares para ir a cenar. Empezamos desde marzo para que tengas los 9 meses que restan para probarlos, amarlos y recomendarlos.

Nadie se queda atrás: desde fondas, taquerías, merenderos, cantinas y alta cocina entran en la lista; lo importante es que tengan comida golosa.
Esta semana empezamos con la cantina que se volvió un clásico: Botanero Moritas. Desde que llegas al alejado centro de San Pedro, te estacionas por la plaza y caminas para encontrarte con una fachada de casa antigua con una luz pálida que anuncia el nombre. No te imaginas lo que hay adentro.

No importa hacer media hora en la barra tomándote una cerveza en lo que esta tu mesa. Ni importa tener que reservar desde 5 días antes para que tengas lugar. Todo vale la pena por una cerveza fría y 7 platos al centro para compartir. Épico.

La recomendación. Aquí vienes a tomar y a comer. Entonces no escatimes en pedir uno o dos platos. Vienen reducidos adrede para que pidas 5 o 6 por lo menos y al centro. La mejor manera es pedirlos como vayan saliendo.

Toda la magia del lugar empieza desde los cacahuates que te sirven con pepitas y tortillas fritas, así como una salsa verde cremosa de tomates confitados y una roja tatemada. Aquí es el momento de pedir una cerveza. Aunque muchos empiezan con licores más fuertes, lo mejor es quitarle la pretensión, empezar con cerveza y terminar con mezcal. Al final estas en una cantina bien puesta y nadie juzga al salir.

El menú es fácil de leer, todos los platos tienen un solo nombre. Los preferidos son el arroz con huevo. Dios, ese arroz hecho con una salsa roja y terminado con un huevo frito y un chile toreado y aguacate. No es broma que tienes que revolver todo y taqueárlo (sic) con las tortillas recién hechas.

El short rib estofado viene con un jugo de carne abajo y unas papitas fritas de galeana, está increíble. Unas mollejitas fritas, el fideo seco y el lechón se van de largo con el hambre.

Lo importante aquí es no perder la paciencia para seguir comiendo. Con tres o cuatro visitas, sí pruebas todo el menú.

Siéntate en la barra o en la cocina, es un área donde puedes ver la acción de la cocina desde el comedor. Están a dos pasos de abrir su terraza.