Monterrey

Los quants y el desafío a la eficiencia de los mercados

OPINIÓN. La hipótesis de la “eficiencia de los mercados” inspiró la creación de los tracks de índices: fondos que simulan los rendimientos de las acciones que componen un índice como por ejemplo el S&P 500.
OPINIÓN ACADÉMICA TECNOLÓGICO DE MONTERREY
Norma A. Hernández
05 junio 2017 9:41 Última actualización 05 junio 2017 9:41
Norma A. Hernández Perales, Directora Asociada de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey.

Norma A. Hernández Perales, Directora Asociada de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey.

La idea de que los mercados financieros son eficientes, fue expresada primeramente por Louis Bachelier, un matemático francés en su tesis doctoral “La teoría de la especulación” en 1900. La hipótesis de los mercados eficientes fue desarrollada por el profesor Eugene Fama a principios de los años 60´s. La hipótesis indica que toda la información relevante al valor de un activo se refleja instantáneamente en el precio de este, por lo tanto lo que movería el precio es la información futura, las noticias que surgen y que no se saben de antemano. Los precios de las acciones seguirían de acuerdo con esta teoría, un “comportamiento al azar”.

La hipótesis de la “eficiencia de los mercados” inspiró la creación de los tracks de índices: fondos que simulan los rendimientos de las acciones que componen un índice como por ejemplo el S&P 500. Desde inicios de los años 70´s estos índices han ido ganando terreno, representando al día de hoy alrededor del 20% de los activos administrados en fondos de inversión.

Sin embargo, la hipótesis del mercado eficiente ha sido cuestionada reiteradamente. Análisis empíricos han encontrado inconsistencias con esta hipótesis, a las cuales se les ha llamado “anomalías de mercado”, una de las más utilizadas actualmente por los inversionistas es la de “momentum”, que consiste en comprar la acción cuando esta se encuentra al alza o utilizar la relación precio / utilidad de la acción como criterio de compra o venta de una acción. Otro ejemplo ocurrió cuando la bolsa de Nueva York cayó un 23% en un sólo día en octubre de 1987.

Si la hipótesis de Mercados Eficientes fuera completamente aceptada muchos de los que trabajan en finanzas no pensarían que pueden vencer al mercado. Una alternativa, de acuerdo a Antti Ilmanen, un ex académico que ahora trabaja para AQR, una empresa de gestión de fondos, es que los mercados son “eficientemente ineficientes”. En otras palabras, el inversionista promedio no tiene esperanza de vencer al mercado. Pero si dedicas suficiente capital y poder de computadora al esfuerzo, puedes triunfar.

Eso ayuda a explicar el surgimiento de los administradores de fondos cuantitativos, o “quants”, que intentan explotar anomalías de los mercados, comportamientos que no pueden ser explicadas por la hipótesis del mercado eficiente.

El Wall Street Journal ha mencionado el aumento en el uso de algoritmos en fondos de cobertura, señalando que el 27,1% de todas las operaciones bursátiles se realizan en “quant funds” versus 13,6% en 2013. En un mensaje en su blog, Wolf Richter se pregunta si los fondos cuantitativos desencadenarán la próxima caída del mercado bursátil.

Richter también observa el aumento de los fondos inteligentes beta y los fondos mutuos, que son manejados en forma de “quant funds”. El comercio algorítmico ha existido desde hace mucho tiempo, solo que ahora se ha extendido y al parecer puede seguir aumentando. Richter reflexiona sobre lo que podría suceder a los mercados cuando “unas pocas máquinas en lugar de miles de seres humanos tomen cada vez más decisiones de inversión” o cuando “demasiados fondos usen los mismos insumos y fórmulas por los mismos doctorandos y masters de las mismas escuelas”.

Bloomberg señala que la volatilidad observada en estos últimos meses está elevando los niveles de ansiedad entre los analistas que temen que los “quants” puedan recurrir a un mayor apalancamiento para obtener un mejor rendimiento. El temor es que cualquier tipo de crisis del mercado podría desencadenar una ronda de desapalancamiento. The Wall Street Journal recordó la “revolución cuantitativa” de 2007 que vio a las empresas apresurarse a vender simultáneamente, creando un circuito de retroalimentación. A Richter le preocupa que la mentalidad de rebaño siga siendo un peligro.

Los resultados pueden ser dramáticos. En agosto de 2007 hubo un “terremoto cuantitativo”, ya que las estrategias informáticas dejaron brevemente de funcionar. La sospecha fue que un administrador de fondos estaba vendiendo sus posiciones después de tomar pérdidas en el mercado hipotecario. El episodio sugiere el peligro del quant: si las computadoras están resolviendo sobre los mismos datos, pueden comprar las mismas acciones. Actualmente, las acciones de crecimiento estadounidense, como las empresas de tecnología, están caras ¿qué pasa si la tendencia cambia? ninguna fórmula matemática, por inteligente que sea, podría encontrar un comprador para las posiciones de venta de un inversionista cuando todo el mundo este entrando en pánico. Esto ya lo hemos vivido antes en 1987 y en 2007.

La autora es Directora Asociada de la Escuela de Negocios del Campus Monterrey. Su mail es normahernandez@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.