Monterrey

Los efectos del alza en
tasa

Opinión. Se pronostica que la TIIE culmine el 2016 en 5.85 por ciento y la tasa de los CETES alrededor de 5.25 por ciento.
ENTORNO MACROECONÓMICO

GABRIELA SILLER
​gsiller@bancobase.com
24 noviembre 2016 9:50 Última actualización 24 noviembre 2016 10:5
Gabriela Siller

Gabriela Siller

Al 17 de noviembre, Banco de México suma 200 puntos base de incrementos a la tasa objetivo, debido a que las constantes
depreciaciones del peso (inició el año en 17.20 pesos y ha alcanzado un nivel máximo este año de 21.38 pesos por dólar) representan un riesgo importante para la inflación.

Al subir la tasa objetivo, se jalan hacia arriba a las demás tasas de la
economía. La primera en reaccionar siempre (y de hecho se adelanta) es la tasa de los valores gubernamentales, que en la subasta anterior al
anuncio de Banxico mostró la expectativa de que los participantes del mercado esperaban un incremento de 75 puntos base. Debido a que el aumento en tasa de referencia fue de 50 puntos base, el peso mostró una depreciación en lugar de una apreciación.

A pesar de lo anterior, el alza en tasa detiene la salida de capitales, al generar un incentivo de mayor rendimiento. Además, si la tasa de los CETES sobrerreaccionó se espera baje en la siguiente subasta, propiciando un incremento en el precio de este activo (el precio y la tasa están inversamente relacionados) y por lo tanto una ganancia de capital
para quienes compraron CETES la semana anterior.

Otra de las tasas que rápidamente reacciona es la tasa de interés
interbancaria de equilibrio (TIIE) que es la base de los créditos a tasa
variable. Un día antes del anuncio de Banxico, la TIIE se ubicaba en
5.36 por ciento, sin reflejar aun el aumento de tasa de referencia. Esta
tasa es el medio por el cual la política monetaria de Banxico se transmite al resto de la economía. Así, es de esperarse que el consumo (en el largo plazo) y la inversión (desde el corto plazo) se desincentiven,
siendo los efectos “colaterales” de una política monetaria que trata de
mantener la tasa de crecimientos de los precios alrededor del tres por
ciento.

Al subir tanto la tasa Banxico se empiezan a dar críticas, pero hay que recordar que una alta inflación provoca daños severos sobre la economía, siendo el principal la pérdida de poder adquisitivo. Por eso se dice que la inflación es como un impuesto que “resta” al ingreso de las familias. Banxico en su comunicado advirtió de la incertidumbre que se cierne sobre México, lo cual puede traducirse en nuevos episodios de volatilidad para el tipo de cambio.

Por lo anterior también es de esperarse que el tipo de cambio alcance
nuevos máximos históricos (probablemente hasta 21.5 este año) y que Banxico siga subiendo la tasa de referencia (otros 25 puntos base en diciembre si la Fed sube su tasa). De esta manera se pronostica que la TIIE culmine el 2016 en 5.85 por ciento y la tasa de los CETES alrededor de 5.25 por ciento.

Definitivamente que el triunfo de Trump cambió el escenario económico,
agregando mucha incertidumbre sobre el tipo de cambio, tasas de interés e ingresos de las empresas, que han tenido que hacer cambios en la planeación para el 2017.

Ante la incertidumbre sólo resta tratar de cubrirse (si tiene créditos
a tasa variable) y ser cauteloso con el apalancamiento en divisa extranjera.

* La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.