Monterrey

Los efectos de Trump

Opinión. Cabe destacar que en otras recesiones el PIB ha caído cerca de 6 por ciento en México, pero se ha recuperado vía mayores exportaciones por las depreciaciones del peso. En el caso de las medidas de Trump esta posibilidad de recuperación no existiría.
ENTORNO MACROECONÓMICO

GABRIELA SILLER
​gsiller@bancobase.com
10 noviembre 2016 11:24 Última actualización 10 noviembre 2016 11:25
Gabriela Siller

Gabriela Siller

Donald Trump manejó una campaña en donde su política exterior, de
comercio y migratoria han generado miedo en el mundo, especialmente
en México. Al ganar las elecciones se abren varias posibilidades. Primero, puede que la retórica en contra del TLCAN y de las empresas que tienen operaciones en el exterior haya sido sólo una estrategia. Otra posibilidad es que realmente quiera aplicar lo que dijo en campaña, lo cual afectaría seriamente a la economía mexicana.

Cabe destacar que las exportaciones de México representan alrededor
de 25 por ciento del PIB y que aproximadamente el 75 por ciento tienen
como destino Estados Unidos. Por lo anterior, el comercio es de especial importancia para el crecimiento económico y la generación de empleos del país. Si Trump impone el arancel de 35 por ciento que dijo en campaña para los artículos provenientes de México, entonces las exportaciones de nuestro país caerían alrededor del 12 por ciento (aun y cuando se asume que no se traslada al precio todo el arancel). Con esto el PIB caería casi 3 por ciento. Lo anterior sólo sería el efecto directo, ya que existen otros efectos, como la caída en la inversión
extranjera directa (este año acumula 11 por ciento de caída por las inversiones que no han llegado por la incertidumbre respecto al proceso
electoral de EU) por el desincentivo a producir desde México. Con la caída en la IED y en las exportaciones también se generarían externalidades negativas que son interminables, debido a la correlación que la economía de México tiene con EU.

Cabe destacar que en otras recesiones el PIB ha caído cerca de 6 por ciento en México, pero se ha recuperado vía mayores exportaciones por las depreciaciones del peso. En el caso de las medidas de Trump esta posibilidad de recuperación no existiría. Por supuesto que existen otros mercados, pero la cercanía con Estados Unidos hace más baratos los costos de transporte.

Al hacerse evidente que Trump llevaba la delantera en los votos, el tipo de cambio fue el primero en reaccionar al subir a un nuevo máximo histórico de 20.8 pesos y la posibilidad de que cumpla las amenazas que dijo en campaña pueden llevar a la paridad pesodólar a nuevos máximos históricos este mismo año. De hecho, Fitch Ratings anunció en un comunicado que la victoria de Donald Trump como presidente de Estados Unidos aumenta la incertidumbre en la economía mexicana, así como incrementa los riesgos a la baja para el crecimiento económico.

También es de esperarse que si la economía mexicana se ve seriamente afectada pueda darse una mayor salida de capitales. Este año han salido alrededor de 4 mil millones de dólares y se estima que sin incentivos podrían salir hasta 35 mil millones, sobre todo si alguna de las calificadoras recorta la calificación crediticia de la deuda soberana de México.

Ante la posibilidad de salida de capitales y como consecuencia del
aumento en el tipo de cambio es altamente probable que el Banco de
México suba su tasa de referencia en el anuncio de la siguiente semana y que el siguiente año acelere el incremento si se dan efectos de traspaso de las depreciaciones hacia la inflación.

En resumen, el escenario para el 2017 no es trágico, pero sí de mucha
incertidumbre y de condiciones difíciles que pueden llegar a convertirse
en una crisis si no se maneja adecuadamente.

* La autora es economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.