Monterrey

Los Casinos y la Ley

OPINIÓN. Uno no puede dejar de pensar o recordar a Santiago Creel cuando de casinos se habla en el país.
MIRADA DEL NORESTE
Tatiana Clouthier 
tamaramtz@gmail.com
07 marzo 2017 9:22 Última actualización 07 marzo 2017 9:22
Tatiana Clouthier, maestra en Administración Pública.

Tatiana Clouthier, maestra en Administración Pública.

“El juego está arreglado, naturalmente. Pero no te detengas por eso: si no apuestas, no puedes ganar”                             
Robert Heinlein


Uno no puede dejar de pensar o recordar a Santiago Creel cuando de casinos se habla en el país. Efectivamente fue durante el gobierno de Vicente Fox, que éstos crecieron y sobre todo al final de su sexenio.

Recordaremos como fue el propio Secretario de Gobernación a quien se le adjudicaren el pago de favores con Televisa y la autorización de sus permisos a casinos.

Todo lo anterior se pudo dar por que no hay en el país una claridad con respecto a la Ley de Juegos y Sorteos, y ante las lagunas entre una cosa y otra, las casas de apuestas se vieron beneficiadas, sin dejar de lado la corrupción.

Llevando este tema al estado de Nuevo León, vemos como aquí se logró detener el crecimiento y la apertura de los mismos a partir de la presión de la sociedad. Esto es, la ciudadanía supo organizarse y presionar para que los alcaldes dieran su NO a los casinos a través de un compromiso vía la plataforma ALCALDE COMO VAMOS en el trienio anterior.

Los casinos se veían de la mano con el lavado de dinero y la ilegalidad, en el momento cuando la inseguridad cobraba terreno en el área metropolitana. Por ello, con más fuerza se unió sociedad y gobierno para frenarlos.

El tema cobro más relieve, tristemente con el incendio del Casino Royale en donde se perdieron vidas, se evidencio la corrupción y la complicidad de los tres niveles de gobierno.

Por un momento la batalla se sintió ganada por parte de la sociedad y hoy, tristemente vemos el inicio de una reversa en este tema. Es decir, poco a poco los casinos han ido ganando la “terreno” legal a los alcaldes, so pena de trucos y abismos en la ley. Por otro lado, hay quienes dicen que más que eso es la complicidad y corrupción en donde unos se han dejado ganar y hoy están por reabrir ya casi ocho, según las palabras del Alcalde de Monterrey.

Sería una lástima que esto suceda y más por el precedente que queda. Y lo más triste es ver que gobernación nunca cumplió con entregar la parte de información que le correspondía y hoy el problema se regresa a niveles estatales.

Ni modo, hoy no queda más que “apostar” a que nos volveremos a organizar como sociedad para echarlos fuera.

La autora es Maestra en Administración Pública. Tiene experiencia en administración pública local y estatal y en el área de docencia. Exdiputada federal. Se define como ciudadana de tiempo completo.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.