Monterrey

Los ajustes fiscales continúan afectando a la inversión

Opinión. La política comercial del gobierno de Trump parece comenzar a hacer estragos en las decisiones de inversión en el país.
VISIÓN ECONÓMICA

JESÚS GARZA
​jgarzagg@gmail.com
12 enero 2017 9:33 Última actualización 12 enero 2017 9:37
Jesús Garza

Jesús Garza

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI)
publicó esta semana los datos sobre la inversión fija bruta para el mes de octubre del año pasado. Este rubro disminuyó 0.9 por ciento en su comparativo anual, destacando la caída de 8.6 por ciento en la importación de maquinaria y equipo y la contracción de 2.6 por ciento anual en la inversión en construcción no residencial (es decir, la relacionada con la infraestructura). Esta variable registra su décimo séptima contracción consecutiva a consecuencia de los recortes al gasto público que siguen afectando a la inversión pública.

De acuerdo a los últimos datos disponibles publicados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gasto en inversión física cayó 9.9 por ciento anual de enero a noviembre respecto a igual periodo del 2015. Este resultado refleja el impacto que ha tenido los ajustes fiscales sobre la inversión. Cabe recalcar que una gran parte se refiere a proyectos de inversión de Pemex. Por otro lado, durante el mismo
periodo, el gasto corriente sólo ha disminuido en 0.3 por ciento anual
mientras el costo financiero se ha incrementado 16.8 por ciento.

Podemos identificar tres factores que están afectando negativamente a la inversión: la depreciación del tipo de cambio, los ajustes fiscales y la incertidumbre sobre la política comercial del presidente electo del vecino país.

La desvalorización de la moneda está encareciendo la adquisición de
maquinaria y equipo importado. De enero a octubre de 2016, la importación de maquinaria y equipo cayó 2.8 por ciento anual, tendencia que se espera continúe a la par de la persistente depreciación del tipo de cambio.

Como vimos anteriormente, los ajustes fiscales siguen afectando a los
proyectos de inversión tanto de obra pública federal como de proyectos
de inversión de Pemex. Finalmente, la política comercial del gobierno de Trump parece comenzar a hacer estragos en las decisiones de inversión en el país (Ford recientemente anunció que no invertiría en una planta automotriz en el estado de San Luis Potosí). Ello podría repercutir hacia adelante sobre la inversión extranjera directa, gran parte de la cual proviene de los Estados Unidos.

Estos resultados y tendencias en el crecimiento de la inversión no son buenas noticias en un contexto donde la economía comienza a desacelerarse.

Por el lado positivo, el Presidente Peña Nieto anunció esta semana un
acuerdo para el fortalecimiento económico que incluye un nuevo impulso a la inversión y estímulos fiscales que entrarán en vigor este año. Con la expectativa de mayores precios de crudo hacia adelante (los ingresos petroleros representan 20 por ciento del total) y de una mayor recaudación por el IEPS a las gasolinas, será importante que el gobierno destine una parte de estos ingresos hacia la inversión.

* El autor es el director general y fundador de GF GAMMA y catedrático en el ITESM campus Monterrey. Cuenta con un doctorado en Finanzas y maestría en Economía Financiera por la Universidad de Essex en
el Reino Unido, y una Licenciatura en Economía por el ITESM (campus Monterrey).

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.