Monterrey

Los 2,700 hispanos de Donald Trump

OPINIÓN. ¿En realidad representan una hispanidad apoyando al enemigo público de la hispanidad? No lo creo.
APUNTES

DAVID 
DORANTES
01 marzo 2016 9:3 Última actualización 01 marzo 2016 9:13
Etiquetas
David Dorantes

David Dorantes

La semana pasada los resultados del caucus de Nevada fue noticia internacional, aunque no es un estado tan decisivo para las contiendas electorales en Estados Unidos, pero el hecho que Donald Trump ganara con 45.9 por ciento, contra sus correligionarios Rubio (23.9 por ciento) y Cruz (21.4 por ciento); no deja de sorprender que el magnate republicano es capaz de conseguir apoyo hispano en este inusual proceso primario pese a ofender de forma reiterada a los mexicanos a los que ha llamado violadores; no obstante prometer un muro en la frontera y hacer que México pague por ello, algo que le ha respondido los ex presidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa; y también haber demandado a la cadena hispana Univisión.

La noticia fue abordada desde la óptica que Donald Trump fijó al expresar “Saben por lo que realmente estoy contento, porque lo he estado diciendo por mucho tiempo, (gané) con el 46 por ciento de los hispanos. Estoy muy contento por eso”. Reproduzco tal cual sus declaraciones para que le provoquen una reflexión que no es tal como lo planteó el magnate.

La semana pasada en Nevada, durante el caucus votaron 34 mil 451 republicanos, lo que significa el 1 por ciento de los habitantes del estado, que son el 0.001 por ciento de la población de todo Estados Unidos. Entonces ¿Fue una gran victoria impulsada por la hispanidad? Ya no parece tanto. Mejor aún o peor aún –dependiendo la forma de verlo-, el 46 por ciento de hispanos que arengó el multimillonario son aproximadamente 2 mil 700. ¿En realidad representan una hispanidad apoyando al enemigo público de la hispanidad? No lo creo.

Después del caucus conversé en Tampico con Monserrat Arcos Velázquez, actual diputada federal por Tamaulipas y oriunda de la ciudad, cuna petrolera tamaulipeca, Madero. Intercambiamos opiniones sobre el avance de Donald Trump, así como la eventual preocupación de la joven pero muy experimentada legisladora sobre el escenario que tendría México al ganar el magnate republicano como el próximo residente de la Casa Blanca. En mi opinión, no existe esa probabilidad aunque la ruta de Hillary Clinton está todavía sinuosa para su arribo como la primera presidenta de Estados Unidos.

Si bien, el establishment estadounidense no se ha perfilado por apoyar –en este momento- algún candidato o partido en lo particular, sí creo que será quienes impidan el progreso de Trump, tal como sucedió para el arribo de Barack Obama en su primer periodo. Solo como un ejemplo, de varios, habría que mirar que en el sector energético de Estados Unidos sus intereses se afectarían al instaurarse un “muro” en la relación bilateral que está empezando a generar dividendos en su llegada a México tras la promulgación de la reforma energética.

Se están construyendo ductos marinos y terrestres para transportar hidrocarburos desde Texas a Tamaulipas, Nuevo León, Veracruz, San Luis Potosí, y Guanajuato. En cinco estados petroleros, únicamente dos no se contrajo la economía (Tamaulipas aumentó 0.5 por ciento y Veracruz creció 2.9 por ciento) ¿Usted qué opina? www.daviddorantes.mx

* El autor es consultor en comunicación política en la frontera norte de Tamaulipas.


Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.