Monterrey

Logra Chihuahua menor desempleo en 10 años, pero con bajos salarios

El empleo se sigue generando después de una etapa de incertidumbre.
ALEJANDRO SALMÓN
Corresponsal
02 junio 2016 9:40 Última actualización 02 junio 2016 9:47
Empleo

PRECARIEDAD. Casi el 60 por ciento de los trabajadores de la entidad perciben no más de tres salarios mínimos.

CHIHUAHUA, Chih.- El índice de desempleo del Estado de Chihuahua alcanzó su mínimo histórico durante abril de este año, al cerrar en un nivel de 2.9 por ciento, el más bajo desde el primer trimestre del 2006, sin embargo, los salarios han registrado una baja significativa.

Casi el 60 por ciento de los trabajadores de la entidad perciben no más de tres salarios mínimos, según cifras oficiales y estimaciones de la Confederación Patronal de la República Mexicana, la Coparmex.

La cifra de desempleo en Chihuahua fue inferior al promedio nacional, el cual se ubicó en un 3.9 por ciento al cierre de abril, según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI.

Para el sector empresarial, la baja tasa de desempleo registrada en Chihuahua al cierre del primer cuatrimestre del año representa dos noticias: una buena y otra mala.

La buena es que se siguen generando plazas de trabajo después de pasar por una etapa de incertidumbre a causa de la violencia y la inseguridad en años recientes.

La mala es que la mayoría de los empleos generados en Chihuahua son de bajos sueldos, incluso, de entre uno y hasta tres salarios mínimos, que no generarán altas recaudaciones fiscales, ni mayores contribuciones al sistema de seguridad social.

La reducción del desempleo en Chihuahua se debe a varios factores, entre ellos, el ímpetu del sector productivo local, sobre todo en el último año, que no dejó de generar condiciones favorables para la inversión, afirmó el director del Centro Empresarial de Chihuahua-Coparmex, Alejandro de la Rocha.

Otro factor que favoreció el crecimiento del empleo y, por ende, la reducción de la tasa de desocupación, fue la alta calidad de la mano de obra de Chihuahua, ya que el inversionista extranjero ha optado por instalarse en esta entidad al ver que, en otras partes del país, e incluso del mundo, no encuentran la misma productividad laboral.

El directivo empresarial mencionó que en otras épocas, las empresas extranjeras se fueron de Chihuahua atraídas por el bajo costo de la mano de obra de algunos países asiáticos. Sin embargo, muchas de ellas ya están de regreso porque no encontraron allá la productividad que habían visto en Chihuahua y en otras entidades del Norte y Centro de México.

Asimismo, el desarrollo de agrupamientos industriales o “clústeres” han resultado favorables para la inversión extranjera, agregó.

En el reverso de la moneda, está el hecho de que la gran mayoría de los empleos nuevos son de baja plusvalía, de ahí los bajos salarios que se pagan, sobre todo en el sector manufacturero, dijo De la Rocha.

El gran reto de los sectores productivos es generar otro tipo de inversiones que demanden una mano de obra más calificada y, por lo tanto, que reciba mayores salarios.

Otro problema que se ve venir con el abatimiento del desempleo es la rotación de personal, sobre todo en niveles de mandos medios, comentó.

La mano de obra operativa no representa mayor problema, porque siempre se pueden suplantar a los que se fueron, pero no así a los mandos medios, ya que muchos egresados de escuelas técnicas o de universidades tecnológicas se han ido del Estado, atraídos por ofertas de empleos de más tecnificados que reciben de empresas instaladas en la zona del Bajío, dijo.

“Tenemos qué ajustar el sistema educativo para darle mayor perfil laboral a los egresados del estado; no podemos seguir importando operadores que ganen sueldos tan bajos”, concluyó De la Rocha.