Monterrey

Lógica e ilógica intachables

OPINIÓN. Dicen los del Partido Verde que para que exista un corrupto existe un corruptor.
WIKI-LÍTICO

MIGUEL
MORENO
TRIPP
27 junio 2016 9:58 Última actualización 27 junio 2016 10:2
Miguel Moreno Tripp

Miguel Moreno Tripp

En días pasados se dieron dos eventos, uno con mucha lógica y el otro totalmente ilógico. Veamos el primero. Carlos Marín en su espacio noticioso así como en sus columnas, cuestiona el porqué nadie comenta acerca de que los maestros son en realidad trabajadores del gobierno.
Con total lógica, cada vez que protestan los maestros estamos ante actos de gobierno. Si estamos ante actos de gobierno que atropellan los derechos de la población, desde el libre tránsito hasta el derecho a la educación, luego entonces ¿a que espera la CNDH para salir en defensa no de quien ilusamente quisiera transitar libremente por el territorio mexicano, sino de los más vulnerables que son los niños?

Con gran coraje vimos como los de la CTEG con la complacencia de sus padres, abusivamente sacaron a las calles a niños a disque protestar con pancartas que denigran tanto al pobre niño o niña que se los endilgaron así como a quien la lea, porque piensan que los demás seremos retrasados mentales que nos creeremos que lo que ahí escribieron, lo hicieron los niños.

Afortunadamente hay detenidos, esperemos que no sea hasta en tanto no venga la CNDH o algún juez al que se le ocurra que la calidad del papel en donde se transcribió la declaración no fue la adecuada y suelte al Caralampio y secuaces que denigraron a maestras y maestros de edad avanzada.

Luego vinieron los mártires de los maestros, que ni maestros son.
Lograron su objetivo y de ahora en adelante se recordará junio como el mes de los mártires maestros (aunque no lo sean ni los muertos ni los vivos).

¿Donde están la CNDH, los centros para la supuesta defensa de los derechos humanos, Amnistía Internacional, Human Rights Watch? ¿Cómo? ¿Sólo abren la boca cuando a fuerza quieren embarrar al Ejército, Marina y Policía Federal? O se pronuncian, o quedan como cómplices del abuso de autoridad que están cometiendo esos servidores públicos que se comportan como auténticos barbajanes.

Tanto en Monterrey como en el resto del país, si no les gusta o no tienen la capacidad para pasar sus exámenes, renúncienle y dedíquense a otra cosa para la que si sirvan, si es que encuentran algo así.

Lo ilógico. De madrugada el ya famoso madruguete. Qué ofensivos resultaron los Senadores y Diputados del PRI, las rémoras del Verde y los ya tan decrépitos que dan lastima del PT protegiendo a sus corruptos correligionarios y pretenden revertir el reclamo de la sociedad en su misma contra.

Lógico que se autoprotegieran, ilógico que apenas una semana después de las elecciones, en un fallido cálculo en el que apostaron a ganar las elecciones para luego pretender cobrarle a la sociedad su atrevimiento de exigir un alto a la corrupción e impunidad, les fallaron tanto las elecciones como el madruguete.

¿De verdad escucharon fuerte y claro el mensaje de la sociedad? !Que insultantes resultaron esas declaraciones, con todo y la renuncia!

Dicen los del Verde que para que exista un corrupto existe un corruptor.
No necesariamente, ese partido, con sus negocios similares, no necesita nadie de afuera. Los ex-gobernadores tampoco -bueno sí, algunos de su papá- para cometer actos corruptos.

La corrupción y mire que en el fondo estamos hablando de lo mismo en ambos casos, carcomen el futuro de México. Sólo que no nos hemos dado por enterados.

* El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.