Monterrey

Lluvias en NL disminuirían 28%: Conagua

Pese a las menores precipitaciones, el nivel de las presas es óptimo en el estado.
Alejandra Mendoza
amendoza@elfinanciero.com.mx
03 abril 2017 9:58 Última actualización 03 abril 2017 12:5
Presa en Tamazula de Gordiano, Jalisco. (Cuartoscuro/Archivo)

El nivel de agua en las presas de NL se encuentran a un 89 por ciento. (Archivo)

Para la mitad de este año, las precipitaciones en el estado podrían ser inferiores hasta en un 28 por ciento respecto a las registradas durante el año pasado, indicó el director de la Cuenca del Río Bravo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Óscar Gutiérrez Santana.

Informó que hasta el mes de julio el pronóstico es que el nivel de las precipitaciones disminuya entre un 20 y 28 por ciento; nivel que hasta cierto punto es normal en la entidad.

“Hasta ahorita los pronósticos corresponde a los próximos meses, hasta el mes de julio, conforme avance el año podremos ir extendiendo la proyección, pero hasta julio se presentan expectativas de lluvia por abajo del promedio, en el orden de 20 y 28 por ciento para todos estos meses.

“Ya veríamos en julio, agosto, septiembre, donde normalmente llueve en el Estado, son los que pueden establecer la diferencia”, señaló.

Explicó que uno de los aspectos positivos es el que el nivel de las tres presas se encuentra óptimo, de 89 por ciento.

“Es normal que tengamos años fluctuantes en los niveles de lluvia, afortunadamente, tenemos casi un 89 por ciento en el nivel de las tres principales presas.

“Tenemos casi mil 300 millones de metros cúbicos en los tres abastecimientos, que son la Boca, el Cuchillo y el Cerro Prieto que abastecen a la zona metropolitana de Monterrey, afortunadamente ha habido condiciones favorables en los años anteriores, en este momento tenemos una buena reserva en ese aspecto”, dijo.

Por su parte, el delegado de la Sagarpa en Nuevo León, Fermín Montes, mencionó que las lluvias registradas en marzo fueron de buen nivel y eliminaron la expectativa de una posible sequía, sin embargo, no descartó que de presentarse menos precipitaciones en mayo, pueda causar algún problema en los cultivos.

“Con las lluvias que tuvimos en marzo, que fueron buenas, se tranquilizó el tema de la sequía, los pastos están creciendo y el monte está verde.

“La crisis que se proyectaba si no llovía en marzo se terminó, el que en abril y mayo haya menos lluvias, particularmente en mayo cuando los calores son fuertes, pudiera generar algún problema pero hasta ahorita el tema se tranquilizó con las lluvias de marzo”, resaltó.

Asimismo declaró que actualmente existen siembras de riego y que los acuíferos están los suficientemente llenos para abastecer a los cultivos, pero las altas temperaturas sí podrían tener un impacto.

Agregó que se registró una buena cosecha de naranja valencia tardía, de más de 300 mil toneladas.